Saltar al contenido

Explicación detallada

8 septiembre, 2019

 

Al poco tiempo de fundar Google, sus creadores decidieron venderlo por algo menos de un millón de dólares, pero al posible comprador le pareció que el precio era caro y se deshizo la operación. No cabe duda de que los fundadores de Google han demostrado ser personas de una gran inteligencia, pero tampoco cabe dudar de que han tenido mucha suerte. Si aquel día hubieran vendido, probablemente la historia de Internet y, por supuesto, la de los creadores de Google, habría sido muy distinta.

 

Leo esta anécdota, que ya había olvidado, en el famoso libro de Daniel Kahneman, ‘Pensar rápido, pensar despacio’,  mientras preparo mis clases del próximo curso. Kahneman la usa para hacernos ver el importante papel del azar en nuestras vidas, y nuestra tendencia a olvidarnos del papel de la suerte para sustituirlo por narraciones coherentes, elaboradas a toro pasado, que hacen hincapié en la creatividad, la astucia y el trabajo de los protagonistas.

 

Estos días escucho en las tertulias mediáticas muchas explicaciones sobre el desenlace del presente capítulo del serial político: ¿habrá gobierno o habrá elecciones? Los analistas más avezados, en lugar de las tripas de las aves, miran la cara de los negociadores, pero vienen a decir lo mismo. Sobre lo que sí hay abundantes explicaciones es sobre las razones que nos han traído a esta situación y, dependiendo de la creatividad del analista, casi todos suelen concluir que si hemos llegado a esta situación es porque es la que querían unos, otros, o todos, en función de las filias o fobias de cada cual.

 

Lo cierto es que a poco que pensemos descubriremos que estamos aquí, como siempre, por una mezcla de azar y necesidad que la noche del 28 de abril resultaba bastante impredecible. Si, por poner un ejemplo, Unidas Podemos hubiera aceptado la oferta que le hizo el PSOE en julio, ahora el tema de conversación sería otro. ¿Por qué Unidas Podemos no aceptó aquella oferta? A estas alturas seguro que encontraremos a más de un comentarista que dirá: “porque el PSOE quería que hubiera nuevas elecciones”. Y hasta es posible que algunos se traguen la explicación sin pestañear, sobre todo si ya estaban previamente convencidos.

 

Ayer me decía un amigo, un hombre culto y experimentado, que él estaba convencido de que el PP se iba a abstener en la investidura del candidato del PSOE al Gobierno de España hasta que los socialistas se hicieron con el gobierno de Navarra. A mi amigo le daba igual que el PP haya dicho, por activa y por pasiva, que no se va a abstener en ninguna circunstancia. Pero los hechos, la lógica, tampoco son tan importantes si él ya tiene la explicación de la realidad que más le tranquiliza, que es la que salva a la derecha.

 

Cuando envío esta columna las delegaciones negociadoras de Unidos Podemos y PSOE no han llegado a ningún acuerdo, pero permanecen reunidas.  Sin embargo, cuando la amable lectora, o lector, estén leyendo estas líneas, seguro que ya habrá mucha gente capaz de explicar por qué el resultado final de la negociación era inevitable.

 Publicado en los diarios Sur y El Correo el 8 de septiembre de 2019

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: