Saltar al contenido

Explicación de voto

21 julio, 2019

 

Llegamos a la semana decisiva en la formación de gobierno. Sin duda los votos con los que salga elegido el presidente Sánchez son un elemento fundamental, pero no es el único. También es importante la interpretación mayoritaria que la sociedad española dé a esos votos. Porque una parte de lo que ha venido pasando desde las elecciones tiene que ver, precisamente, con esta última cuestión. Para la derecha resulta un objetivo estratégico poder explicar la elección de Pedro Sánchez como el precio por la entrega del gobierno a Unidas Podemos y, lo que todavía es más importante, de la unidad de España a los separatistas.

 

De modo que, con  independencia de qué se negocie, si se negocia, y con quién se negocie, la derecha tiene preparada su explicación: los socialistas han cambiado España por un plato de lentejas. Todo lo que sea que los separatistas y Unidas Podemos no voten en contra del PSOE, será interpretado y gritado a los cuatro vientos como traición. Porque el increíble objetivo político de la derecha desde tiempos del presidente Aznar no ha sido otro que situar a los socialistas, no ya fuera del consenso constitucional, sino directamente en la anti España.

 

Durante mucho tiempo he dudado que ellos mismos se crean de verdad más españoles que los socialistas, ahora ya no sé que pensar de lo que en verdad creen o dejan de creer, pero, en todo caso, llevan mucho tiempo convencidos de que cuestionar con dureza el compromiso con España y la identidad española de los socialistas les resulta rentable electoralmente, y no han dejado de hacerlo. Y, sin embargo, algo empieza a fallarles en la estrategia. Y no solo son las consecuencias que ha tenido su política de confrontación en el eje territorial, tan bien aprovechada por los separatistas, sino porque el cuento que han contado a la sociedad española sobre los socialistas y sobre ellos empieza a no ser creíble para mucha gente.

 

Hoy más bien, en muchos sectores templados del espectro político, triunfa la idea de que el nuevo gobierno saldrá con los apoyos por activa y/o pasiva de UP y nacionalistas periféricos, porque la derecha, una y trina, ha hecho todo lo posible para que así sea. Bajo toda su retórica nacionalista española solo hay un cálculo muy corto y egoísta. Tan corto que han desperdiciado una magnífica oportunidad de influir en la configuración del proyecto político para España en los próximos cuatro años.

 

Hoy es evidente que el factor más importante que han tenido el PSOE, y su candidato, a la hora de configurar su política de alianzas para formar gobierno, ha sido garantizar la defensa constitucional de la unidad de España. A veces me pregunto qué ocurrirá el día en el que a la derecha ya no le sirva el comodín de la bandera de España y tenga que ofrecer políticas reales, de esas que mejoran la vida de la gente. Y después de esta semana es posible que estemos más cerca. Sin peligro de secesión, hasta el nuevo partido de la derecha terminará pidiendo que se aumenten las partidas para becas, o desapareciendo. Algo que debería comprender, también, cierta izquierda.

 Publicado en el diario SUR el 21 de julio de 2019

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: