Skip to content

Cómo resistir a la tiranía en 20 lecciones

2 abril, 2017

 “El pasado es un faro, no un puerto”, dicen que reza un proverbio ruso, y esa es la idea que inspira el reciente libro de Timothy Snyder, “Sobre la tiranía”. En ese libro, el historiador norteamericano usa las enseñanzas que nos dejó el siglo XX para tratar de iluminar la realidad de los Estados Unidos del presidente Trump. En cierto modo el autor ha concebido su libro como uno de esos textos de autoayuda que venden en las estaciones de tren y que se puede leer entero en el trayecto de Madrid a Málaga. Lo que ocurre es que en lugar de ayudar a ligar, tener éxito en los negocios, o dormir bien, el libro de Snyder pretende ayudarnos a no convertirnos en unos defensores, primero, y en unas víctimas, después, del totalitarismo.

¿Realmente corren los norteamericanos de la primavera de 2017 este peligro? ¿Lo corremos los europeos? La verdad es que no parece que tengamos que preocuparnos en exceso, somos bien conscientes de nuestra historia, tenemos una prensa libre, hay nuevos medios de comunicación que nos permiten vigilar a los poderosos, denunciar sus arbitrariedades y abusos, tenemos instituciones poderosas, capaces de someter al imperio de la ley a quien pretenda destruir nuestras libertades e instaurar un régimen tiránico. Hasta la expresión régimen tiránico suena increíble fuera de los libros de historia. Leída en un periódico o en un tuit, escuchada en una radio o en una televisión, suena a exagerada y alarmista.
Y, sin embargo, después de 1918, de 1945 y de 1989, nos dice el historiador, se fundaron democracias que fracasaron, para convertirse en regímenes autoritarios. En esas ocasiones sucedió lo inimaginable, lo que no podía pasar, y ocurrió con la complicidad de millones de personas que, en ocasiones, votaron libremente a los hombres y a los partidos que cercenaron sus libertades y los sometieron a la tiranía. Casi siempre como consecuencia de las mismas malas prácticas, casi siempre por obedecer por anticipado a poderes emergentes, demostrándoles que estamos dispuestos a ir un paso más allá, casi siempre por creer que las instituciones se defienden a sí mismas, sin que nosotros tengamos que hacer nada, casi siempre por aceptar un lenguaje que tergiversa la realidad, por llamar casta a los representantes elegidos por los ciudadanos, o barones a los secretarios generales de las federaciones de un partido democrático, por poner un ejemplo que me es cercano, casi siempre por sacrificar la verdad al espectáculo. “La posverdad –dice Snyder- es el prefascismo”.
Para cualquiera de nosotros la Europa de los años treinta nos pilla muy lejos. Probablemente, como les ocurrió a los europeos de entonces, nosotros no sabríamos reconocer los signos del nacimiento de la tiranía, pero Timothy Snyder pasa muchas horas en la biblioteca estudiando el nacimiento del totalitarismo, y lo sorprendente es que, cuando sale de la biblioteca, empieza a reconocer en la calle fragmentos significativos de ese pasado. Por eso él ha escrito, y nosotros deberíamos leer, este libro.

Publicado en el diario SUR el 2 de abril de 2017

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: