Skip to content

La lealtad bien entendida

19 marzo, 2017

 

Recientemente se ha extendido que los dos últimos secretarios generales del PSOE no han contado con la lealtad de todo el partido después de haber ganado sus respectivos congresos. Lo curioso es que se lo he oído a personas que conocen la historia del PSOE, y no porque la hayan leído, sino porque la han protagonizado. Lo cierto es que tanto Pérez Rubalcaba como Sánchez han tenido la misma lealtad del partido que tuvieron sus antecesores.

 

Por poner algún ejemplo, recuerdo que Felipe González tuvo que dimitir, allá por 1979, como consecuencia de su decisión de que el PSOE renunciara al marxismo. Por no hablar de las luchas internas en los primeros noventa. Si Joaquín Almunia tuvo que convocar unas primarias, que le ganó José Borrell, no fue precisamente porque sintiera especialmente consolidado su liderazgo. Respecto a José Luis Rodríguez Zapatero no mencionaré más que las críticas a la oposición útil, a la ausencia de proyecto, a la mansedumbre de Bambi, o los movimientos del 25 de mayo de 2011 para sustituirlo como secretario general mientras todavía era presidente del Gobierno.

 

Quizá lo que esté mal no sea la lealtad del partido hacia el secretario general, sino las expectativas de cómo debe ser obedecido por el partido. Recuerdo, que el primer día que José Luis Rodríguez Zapatero llegó a su despacho, después de ganar el 35 Congreso, me dijo: “mira, a mí los compañeros me han elegido secretario general, pero no me han elegido Felipe González, y no puedo esperar me hagan el mismo caso que le hacíamos a él, si lo hago bien me darán su confianza, y si no lo hago bien, no me la darán por muy secretario general que sea”. Claro que él ya había sido secretario general provincial.

 

Quizá algunos esperaban que, nada más ser elegidos los dos últimos secretarios generales, el partido los siguiera, no ya como seguíamos a Felipe o a José Luis en el esplendor de su liderazgo, sino como siguen los norcoreanos a Kim Jong-un. Y, claro, en el PSOE no tenemos costumbre.

 

Dice Albert O. Hisrschman en Salida, voz y lealtad, que cuando en las organizaciones hay problemas la respuesta más lógica es irse. Escapar de tu país cuando se ha convertido en una dictadura, dejar la empresa y buscarte otra, dejar de votar a un partido, o de ir a un restaurante, requiere menos esfuerzo que tratar de cambiarlos. En cierto modo, con pura y fría racionalidad instrumental, irse es lo más sensato. Salvo que metas un nuevo elemento en la ecuación: la lealtad a la organización. En ese caso la lealtad te obliga a quedarte para cambiarla, te obliga a usar la voz, a buscarte problemas, y por supuesto a serle incómodo al jefe.

 

Cuando, como jefe, lo haces mal, los leales a la organización, a la empresa, al partido, o al país, te pondrán a parir en lugar de callarse e irse. Esa es la lealtad en una organización democrática. Que la gente se calle ante los errores de los líderes, o se vayan ante sus amenazas, no es lealtad a la organización, es miedo, necesidad de supervivencia o sumisión al amo. A ver si nos entendemos, si eres secretario general del PSOE no puedes exigir lealtad y silencio al mismo tiempo.

Publicado el 19 de marzo de 2017 en el diario SUR.

2 comentarios
  1. 20 marzo, 2017 1:16

    Tienes razón, la palabra lealtad, no me gusta. En ocasiones te obliga a pensar, creer, hacer cosas que no te gustan
    Lealtad a unas ideas, si, a unas maneras si, a personas no, pues son cambiantes y te pondrán en algún aprieto en un momento determinado .

  2. JULIO CARABAÑA MORALES permalink
    20 marzo, 2017 22:09

    Excelente, pero solo trata un lado de la cuestión. El otro es la lealtad del secretario general al Partido, empezando por el Comité Federal. Pedro Sánchez calló cuando Pablo Iglesias le dijo en el Congreso que no mandaba en el PSOE como él en Podemos. Y con ese silencio dio por bueno que son los secretarios generales, no los órganos colegiados, los que deben mandar en los partidos. ¡Realmente grave!.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: