Skip to content

No, es más que no

7 agosto, 2016

 Dicen que la consigna “no es no” que repetimos los socialistas cuando se nos pregunta por un eventual apoyo, activo o pasivo, a la investidura del señor Rajoy, no es una buena estrategia de comunicación. Lo cierto es que, a pesar de nuestra reiteración del “no es no”, los medios, nuestros adversarios, y hasta algunos de nuestros propios compañeros, no dejan de presionar para que nos abstengamos y facilitemos la presidencia del Gobierno al líder del PP. De modo que esa insistencia, de unos y otros para que nos abstengamos, aparece como una muestra de la poca eficacia comunicativa del “no es no”.

 

Dicho lo anterior ¿hay algún dato objetivo que nos ilumine sobre la eficacia, o ineficacia, del “no es no” entre la ciudadanía? El único dato que conozco son dos encuestas de Metroscopia, una realizada inmediatamente después de las elecciones del 26J y la otra un mes más tarde. En la primera el porcentaje de ciudadanos que preferiría abstenerse y dejar que gobernara Rajoy para que no se repitan las elecciones, era del 73%, en la segunda los partidarios de la abstención bajaban al 66%.

 

Por cierto, la misma encuesta preguntaba si Mariano Rajoy debería renunciar a ser presidente si eso facilitara la formación de Gobierno, y tanto en la encuesta de comienzos de julio, como la realizada a finales, el 70% de los entrevistados se muestra favorable a una renuncia de Rajoy. De este dato apenas se oye hablar y, sin embargo, no parece un asunto menor. Sobre todo teniendo en cuenta que Ciudadanos ha puesto como condición para apoyar un gobierno del PP que este partido cambie de candidato.

 

En todo caso, lo que uno puede concluir de ambas encuestas, que al fin y al cabo consisten en preguntar su opinión a más de mil personas elegidas al azar, y que son estadísticamente representativas de la población española, es que estamos, en términos de opinión pública, en una guerra de trincheras en la que el frente apenas avanza para nadie. Lo que no deja de ser sorprendente, porque la potencia mediática a favor de la investidura del señor Rajoy es abrumadora. Tan abrumadora que nos confunde sobre la realidad, hasta que dejamos de ver partes esenciales de la misma, como esa persistente mayoría del 70% que cree que Rajoy debería renunciar a presentarse en lugar de chantajearnos con unas terceras elecciones.

 

Con todo, probablemente sería bueno que los socialistas hiciéramos un esfuerzo para explicar, además de reiterar como lo estamos haciendo cada día, nuestro “no es no” a la investidura de Rajoy. Por eso me atrevo a traer aquí una célebre cita de El hombre rebelde, de Albert Camus, en la que dice: “¿Qué es un hombre rebelde? Un hombre que dice no. Pero negar no es renunciar: es un hombre que dice sí desde su primer movimiento”. Cuando los socialistas decimos no al señor Rajoy, estamos afirmando que la insensibilidad, e incluso la complicidad, ante la corrupción y la indiferencia ante el sufrimiento de la gente no deben presidir una sociedad como la nuestra. Cuando decimos no a Rajoy decimos sí a una España más justa. Esa esperanza explica nuestra rebeldía.

 Publicado en el Diario SUR el 7 de agosto de 2016

One Comment
  1. JULIO CARABAÑA MORALES permalink
    9 agosto, 2016 13:05

    ¿Cuáles fueron los argumentos de Podemos para votar no a Sánchez en la pasada y breve legislatura?.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: