Skip to content

Una izquierda y con dificultades

14 mayo, 2016

 Los socialistas tendemos a preguntarnos, a veces de manera poco elegante, por qué los trabajadores, y las clases desfavorecidas en general, votan en un porcentaje importante a la derecha. No nos cabe en la cabeza que las víctimas de la explotación y la alienación capitalistas voten a quienes, lejos de querer reformar el capitalismo, están claramente dispuestos a acentuar sus peores rasgos. Según la encuesta postelectoral del CIS de las elecciones generales de 2011, el 34% de los obreros no cualificados votó al PP en tanto que al PSOE lo hizo el 30%, en el caso de los obreros cualificados los porcentajes fueron del 37% para el PP y del 29% para el PSOE. Cuando los socialistas nos preguntamos por las razones de nuestros pobres resultados electorales en esos sectores sociales, nos convendría recordar el poema de Calderón sobre el sabio mísero y pobre que se alimentaba de hierbas: “¿Habrá otro, entre sí decía,/ más pobre y triste que yo?;/ y cuando el rostro volvió/ halló la respuesta, viendo/ que otro sabio iba cogiendo/ las hierbas que él arrojó”. Si los socialistas volviéramos el rostro veríamos a los comunistas lamentándose de que la famélica legión nos vote a nosotros y no a ellos.

 

Aclaro que cuando uso el término comunista lo hago con enorme respeto por los hombres y mujeres comunistas que dedicaron sus vidas a intentar mejorar el mundo a favor de los oprimidos y explotados. Una lucha asimétrica que, en muchas ocasiones, socialistas y comunistas pagaron, y todavía pagan en algunos lugares, con su libertad y con su vida. Un respeto que es plenamente compatible con el desacuerdo político que los socialistas, socialdemócratas y reformistas en general hemos tenido con los comunistas y con la izquierda revolucionaria desde que se escindieron de los partidos socialistas. Finalmente, aclaro también, que nunca he creído que haya una izquierda a la izquierda de los socialistas o socialdemócratas, si por estar a la izquierda se entiende un mayor compromiso con la libertad, la igualdad y la justicia social.

 

Retomando el hilo de mi argumento diré que a un comunista no le asombran los resultados electorales que acabo de mostrar. Para muchos de ellos es obvio que el PSOE y el PP son lo mismo. O quizá, el PSOE algo peor. El comunista comprende perfectamente que los explotados y oprimidos no distingan entre el PP y el PSOE, lo que no entiende, lo que no le cabe en la cabeza de ninguna manera, es que sólo el 8% de los obreros no cualificados y el 7% de los obreros cualificados votara a IU en aquellas elecciones.

 

En la izquierda tenemos una cierta tendencia a reclamar dos primogenituras: la moral y la intelectual. Y cuanto más a la izquierda nos decimos, más sabios y más puros nos creemos. Pero a lo mejor convendría mirarnos al espejo de vez en cuando. Es duro tener que aceptar que la derecha te gane unas elecciones por mayoría absoluta en mitad de una crisis financiera mundial que es la prueba material del fracaso de su proyecto económico; es duro que cuando todo el mundo habla de la necesidad de reformar el capitalismo, los electores te manden a casa y pongan a la pura y dura derecha al frente del gobierno con una mayoría absoluta. Eso es duro, pero es más duro no pararte a pensar qué te ha pasado. Limitarte a creer que no fuiste lo suficientemente de izquierdas y que por eso la gente te castigó votando mayoritariamente a la derecha. ¿No estaba Izquierda Unida ahí? ¿Por qué la gente no los votó? ¿Por qué los trabajadores prefirieron votar al PP que a IU? De igual modo que los economistas han encontrado en la econometría una fantástica herramienta para ocultar las debilidades de su disciplina, hay una incierta izquierda que siempre ha encontrado en un lenguaje voluntariamente abstruso el refugio para sus debilidades prácticas y teóricas. En todo caso, expresado con más o menos oscuridad, el argumento de esa izquierda es siempre el mismo: que no fuimos lo suficientemente de izquierdas, o que la gente está alienada.

 

¿Nos podemos conformar los socialistas con la explicación de que la derecha es malvada y los trabajadores que la votan están alienados, por decirlo educadamente? ¿Se conformara la izquierda que no pertenece a la tradición socialista, con la explicación de que los socialistas somos malvados y los trabajadores que nos votan están igual de alienados que los que votan al PP? Uno de los problemas de la izquierda es creer que todavía hay dos. Desde que cayó el muro de Berlín los comunistas o ex comunistas pasan sus horas muertas consolándose con la crisis de la socialdemocracia. Pero ¿qué hay de la suya? todavía no han explicado el sentido de su largo viaje, que en España se inició en 1921 cuando se escindieron del PSOE, y que parece acabar precisamente en la socialdemocracia. ¿O qué es lo que están defendiendo ahora? ¿La socialización de los medios de producción o una tasa a las transacciones financieras? ¿La dictadura del proletariado o las listas en plancha al Congreso? ¿La revolución anticapitalista o la renta básica universal?

 

Casi cien años después de aquella escisión entre socialistas y comunistas, y a pesar de haber gobernado muchas veces en distintos países europeos, los socialistas no hemos acabado con el capitalismo. No somos precisamente entusiastas del capitalismo, pero creemos que el mercado y la libre empresa, con reglas y controles públicos, son compatibles con una sociedad sin pobreza y sin opresión. Esa fue, básicamente, la apuesta de socialistas, socialdemócratas y laboristas en la postguerra europea. Eso fue lo que hicimos en un pacto con una derecha, la democracia cristiana, que ha desaparecido sustituida por el neoliberalismo de Thatcher y Reagan. Aún así, después de casi cuatro décadas de neoliberalismo, el Estado del Bienestar, la combinación de libertades individuales y derechos sociales, sigue siendo el mejor sistema político que han tenido los seres humanos en su historia. Es un ideal que, aunque requiera una puesta al día en su formulación política y económica, sigue vigente. ¿Qué queda del proyecto comunista? ¿Cuál es el legado de la otra izquierda? Decía Tony Judt que lo peor del comunismo es lo que vino después. Y ahí están Putin y Merkel para darle la razón, por un lado. Y, por el otro, una incierta izquierda, que a veces ni se reconoce como izquierda y mucho menos como comunista revolucionaria, que se ha pasado la vida pidiendo explicaciones a los reformistas por haber traicionado la revolución al construir el Estado del Bienestar y que ahora se dedica a reprochar a los socialistas no defenderlo suficientemente.

 

Y, por cierto, algunas cosas serían más fáciles para el proyecto socialdemócrata en la economía globalizada si los trabajadores chinos tuvieran derechos sindicales y libertades políticas, de esas formales y burguesas, que tan poco le han importado siempre a una incierta izquierda. Pero de eso no es elegante hablar en presencia de esa izquierda, en su presencia sólo resulta elegante hablar de la traición de la socialdemocracia a los trabajadores occidentales. A los líderes de la izquierda radical les gusta citar la anécdota en la que preguntada por lo mejor de su legado, Thatcher respondió: Tony Blair. Debe darles mucha risa, pero no estaría mal que se miraran en el espejo, a ver qué les queda de su programa de hace un año o, peor aún, de toda su biografía política hasta que “se les puso la cara seria”. Y si no que se lo pregunten al señor Tsipras. Bienvenidos a la socialdemocracia, a su crisis, a sus problemas. Porque lo cierto es que desde hace mucho tiempo no hay dos izquierdas, trabajosamente hay una que no termina de encontrar una respuesta a su debilidad política y teórica.

 

Perry Anderson demostró que la derrota política de la revolución alemana llevó a los intelectuales marxistas a un grado de abstracción cada vez más inútil para la acción política. Pero no sólo a los intelectuales alemanes. Gobernar acerca mucho más a la izquierda a la realidad de los excluidos que llorar por ellos desde la oposición. Y hay quienes tienen demasiado miedo a perder su pureza revolucionaria como para gobernar y hacerse cargo de los problemas corrientes de la gente corriente. Como dice Rancière, hay una cierta izquierda ilustrada que imagina a los excluidos más que los conoce. Es la izquierda del todo y la nada. Esa incierta izquierda que tiene dudas cuando se trata de apoyar gobiernos socialistas y las resuelve tan mal como las han resuelto en Asturias y Andalucía. Esas dudas que los socialistas no hemos tenido a la hora de facilitar que ellos gobiernen Madrid, Barcelona o Valencia. No les hemos hecho una jura de Santa Gadea, no hemos pretendido humillarlos, ni darles ninguna lección por sus pecados de acción u omisión, por el pasado que tienen o por el que no tienen, como ellos hacen con tanto placer con los socialistas.

 

Se puede mejorar la vida de la gente aunque no se tengan ni los planos del paraíso, ni las fuerzas para asaltarlo. El problema de las vanguardias indignadas es que, con la mejor voluntad, siempre diseñan un programa de acción que resulta demasiado pesado para los hombros de los excluidos. De los excluidos reales, no de los imaginados románticamente por ellos. Los indignados, que suelen tener una extracción social de clase media ilustrada, que son funcionarios, estudiantes o profesores, deducen del dolor de los excluidos una poderosa fuerza de cambio político. Por eso siempre están temiendo que una mejoría de la economía y de las condiciones de vida de los excluidos de al traste con el momento revolucionario. Pero no es desde del dolor que nace de la opresión y de la explotación, sino desde la fuerza de los derechos, del disfrute de una adecuada protección sanitaria, del acceso a la educación en todos sus niveles, de la protección frente a la dependencia, al desempleo o a la vejez, de donde la gente común saca las energías que permiten construir un proyecto político de igual libertad que acabe con la alienación y la explotación que produce el capitalismo.

 

Publicado en el número 28 de tintaLibre en septiembre de 2015

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: