Skip to content

Señales

31 enero, 2016

 ¿Y si no estuviéramos leyendo correctamente las señales? Me explico. Si el amable lector o lectora de estas líneas pregunta a la persona que tenga más próxima (siempre que no sean mi maestro Julio Carabaña y mi condiscípulo José Saturnino Martínez) sobre el estado de la educación en España lo más seguro es que le digan que mal o muy mal. Para más abundamiento la persona preguntada probablemente le diga que su hijo no aprende en la escuela, si es que tiene hijos, o que los datos del informe PISA son muy malos para nuestro país, si es que esa persona tiene tiempo de leer la prensa.

 

Sin embargo no es eso lo que diría el profesor José Saturnino Martínez, que no sólo se ha leído el informe PISA, a diferencia de la persona que está siendo víctima de la pregunta del lector o lectora, sino que ha analizado rigurosamente los datos del informe. El profesor Martínez diría que, según el informe PISA, si la media de los estudiantes de todos los países que evalúa el famoso informe es de 170 centímetros de altura, la media en ciencias de los estudiantes españoles es de 169,7. Es decir que estaríamos a tres milímetros de la media. Si mientras paseamos por la calle viéramos venir a una persona que midiera un metro setenta centímetros al lado de otra que midiera tres milímetros menos tendríamos dificultades para decir cuál de las dos es más alta. Pero, si en lugar de verlas, leyéramos la diferencia de estatura en un titular periodístico esperaríamos un grave caso de enanismo.

 

Los británicos se disputan nuestros médicos y los alemanes nuestros ingenieros, pero resulta que mucha gente opina que nuestro sistema educativo es un desastre, incluso, como decía el señor Garicano, que la educación es el gran fracaso de nuestra democracia, es decir, que somos un caso de enanismo educativo. El profesor Carabaña, que ha dedicado bastante más tiempo que el señor Garicano a estudiar nuestro sistema educativo y el de otros países, afirma que “si las comunidades de Castilla y León y la Rioja fueran un país, serían el cuarto país europeo en PISA, sólo por detrás de Finlandia, Estonia y Holanda”. Todo el mundo está convencido de que “tantos cambios en las leyes educativas” han afectado negativamente a nuestros estudiantes. ¿Qué pasa, que en Castilla y León y la Rioja no hubo esos cambios? Claro que los hubo, pero se ve que no son los cambios en las leyes educativas los que explican los resultados en PISA. Dígaselo a alguien si quiere tener una buena.

 

¿De verdad que estamos leyendo correctamente las señales? Por supuesto que es evidente que no estamos leyendo bien los datos educativos, pero no es a esas señales a las que me refiero. A lo que me quiero referir es a que un país que piensa que tiene un problema de enanismo educativo porque está al mismo nivel que Estados Unidos en PISA, está dando señales preocupantes de desorientación. Si andamos tan confundidos interpretando el informe PISA, cómo no andaremos a la hora de interpretar el resultado de las pasadas elecciones del 20 de diciembre, que es bastante más complejo.

Publicado en los diarios SUR y El Correo el 31 de enero de 2016.

Ps: me apunta amablemente Julio Carabaña un matiz que vale su peso en oro: “el preguntado diría que su hijo sí aprende en la escuela, pero que los demás según PISA, no. En el gigantesco libro España 2015 puedes encontrar un espléndido estudio de Caínzos mostrando que esta discrepancia, va siendo menor, y que la opinión publicada puede estar haciendo cambiar de opinión a los padres también sobre sus propios hijos….” 

2 comentarios
  1. 31 enero, 2016 13:02

    Los informes van en la dirección interesada de aquellos que los emiten .
    En este caso es el desprestigio de la enseñanza pública a favor de la otra, si esa que un curso tiene el precio de 18 mil euros y más, de esta manera, y han. Conseguido que en la universidad se cobren también los,llamados masters, que solo es un truco para sacar dinero a los ciudadanos, eliminando uno o dos años la duración de los estudios.
    La calidad, doy fe, constatada que la nuestra es buena, he trabajado durante muchos,años codo con codo, con ingenieros franceses, ingleses, belgas italianos y americanos y no me enseñaron nada que no supiera. Puedo afirmar que si tenían una mejor organización empresarial, pero,que nosotros superábamos,con nuestro,ingenio, pero claro empresarialmente no es serio, porque si no tenemos ingenio, qué pasaría.

  2. Chines permalink
    31 enero, 2016 23:30

    Enviado desde mi iPad

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: