Skip to content

Donde hay conflicto hay esperanza

24 enero, 2016

Cuando escribo estas palabras el presidente en funciones Mariano Rajoy acaba de anunciar que cede el turno para formar gobierno. A la velocidad que va esto, es posible que cuando el amable lector o lectora de esta columna semanal la tenga ante sus ojos el rey ya le haya encargado la formación de gobierno al seleccionador nacional Vicente del Bosque. Al fin y al cabo nadie como él está tan acostumbrado a gestionar las presiones de todo el mundo para que siga tal o cual estrategia, o incorpore a este o aquel futbolista. Aunque no creo que Vicente del Bosque contara en su equipo con ningún jugador que, antes de ser llamado, le hiciera media alineación en una rueda de prensa.
 

Vayamos por orden. El presidente Rajoy ha cedido su turno, pero no su derecho a formar gobierno si surge esa posibilidad. Decir, como se ha dicho, que un gobierno alternativo al PP es legal pero ilegítimo es poco respetuoso con la inteligencia de la gente. La lógica de una democracia parlamentaria es que gobierna quien es capaz de formar una mayoría de gobierno en el Parlamento. Y Rajoy ha constatado que no tiene votos para formar una mayoría de gobierno. El presidente dijo algo más, dijo que tenía más votos en contra que a favor. Era una forma sutil de señalar una cuestión, y es que en este momento lo único que hay en el Congreso de los Diputados es una coalición negativa, una mayoría que sólo está de acuerdo en que no quiere a Rajoy en La Moncloa, que es exactamente lo que de forma mayoritaria los ciudadanos han dicho en las urnas. Y eso, efectivamente, no es una mayoría de gobierno.

 

Como siempre ha hecho, Rajoy ha puesto su esperanza en que la situación se degrade hasta el punto en que él emerja como un clavo ardiendo, por eso no ha renunciado definitivamente. Pero hay demasiada gente con las manos quemadas en la política española como consecuencia de la acción de gobierno de Rajoy. Cada vez hay más personas conscientes de que, además de por méritos de cada cual, buena parte de la explicación de los apoyos que los socialistas han perdido durante estos cuatro años en la oposición es la misma que explica la caída de los apoyos de IU, del PNV, de Geroa Bai y hasta de Bildu, además de la desaparición de UPyD. Es el gobierno del presidente Rajoy el que, con su gestión, arrastra a la ruina no sólo a su partido, que lo tiene merecido, sino a todo el sistema.

 

Una parte de la sociedad española castiga la democracia dentro de los partidos, pero sin democracia no es fácil que emerjan liderazgos democráticos, así que lo frecuente es que los partidos corran mansamente el mismo destino que sus líderes. Los demócratas griegos sabían que sólo los bárbaros preguntan: “¿quién manda aquí?”. Se dice que la gente castiga el conflicto, pero donde hay conflicto hay esperanza. Allí donde las cosas se hacen mal, allí donde hay arbitrariedades e injusticias, y no hay conflicto, sólo queda consumirse en silencio. Con el poeta Robert Browning, debemos pedir: “señor, no sigas produciendo gigantes. Eleva la raza”.

Publicado en el diario SUR, el 24 de enero de 2016

3 comentarios
  1. 24 enero, 2016 12:41

    En esto de cuando hay conflictos hay esperanza, es cierto. Pero la gente tenemos miedo al cambio, y siempre decimos vale más malo conocido que bueno por conocer. Y esto es lo que nos ha pasado a los españoles, casi cuarenta años votando bipartidismo por el miedo, pero esto de los recortes siempre a los más desfavorecidos, ha hecho que nos arriesguemos a lo desconocido, convencidos que el PP nos ha llevado a la más absoluta degradación. Pero también desconfiamos del PSOE, que fue el que empezó la política de apoyo a la Troica y recortes a los trabajadores. Pero el miedo sigue haciendo acto de presencia, en la población

  2. JULIO CARABAÑA MORALES permalink
    24 enero, 2016 22:42

    Hay dos precedentes de gobiernos de coalición, el tripartito en Cataluña y el gobierno de López en el País Vasco. ¿Cuál resultó peor? En cuanto a la decadencia del PSOE, y sin negar la culpabilidad de Rajoy, parece atribuible más a 1. la incapacidad para oponerse al separatismo, que ha traspasado más votos a Ciudadanos que a En Comú en Cataluña, 2. a la ocurrencia de reformar la Constitución en comandita con el PP para serenar (en vano) a los mercados y 3. a que ha hecho oposición negando lo que había hecho en el gobierno, abonando el terreno a Podemos. Si el PSOE insiste en llevar a cabo el programa d Podemos, y no uno propio, es normal que la gente vote a.Podemos.
    .

  3. 25 enero, 2016 12:23

    Respecto al paso,a un lado de Rajoy, es normal en la derecha,después vendrá a salvar a España, es lo típico.
    Sobre la esperanza, en nuestro país queda muy poco de esa mercancía, solo ver que en Túnez se ha liado,parda por el paro existente, aquí hay más y no,pasa nada.
    Y las negociaciones con Podemos es peligrosa, pues hasta ahora, cada día han dicho cosas distintas, y no sabemos si so o arre, no son de fiar. Si hay negociaciones aunque ellos dicen que con claridad, yo opino que de haber acuerdos,por escrito y firmados por ambas partes.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: