Skip to content

Diversa gente normal

27 diciembre, 2015

Lo he temido, la verdad, lo he temido. He temido que mi mujer, mi hermana, mis cuñados o mi madre me dijeran: “a ver cuándo acaba la campaña y te enteras de cómo vivimos la gente normal”. Porque eso de que es en las campañas cuando los políticos nos relacionamos con la gente es una leyenda urbana. Al menos en lo que a mí respecta en esta campaña. Mi campaña ha consistido en participar en seis debates electorales en televisiones locales, y en escribir papeles para otros compañeros. Iba a Alhaurín, debatía, y me volvía a encerrar en casa a escribir. Iba a la televisión de Mijas y tornaba al teclado. A la televisión de Benalmádena, y vuelta a la pantalla en blanco de mi ordenador. Hasta que, a fuerza de llenar pantallas en blanco, era yo el que terminaba con la mente en blanco. A veces, para inspirarme, miraba la prensa o la tele a ver si se me ocurría algo, pero sólo se me ocurrían malas ideas. Así que tiraba de recuerdos de antes de la campaña, es decir, de cuando me relacionaba con “gente normal”; esto es, antes de que sólo me relacionara con políticos y periodistas. Y no es que los periodistas no sean normales, no vaya a molestarse alguno, pero como único alimento, en combinación con los políticos, son una dieta bastante aburrida y poco nutritiva.

Y es que mi gente normal es bastante distinta de la gente normal de otras personas, y viceversa. Por ejemplo, cuando yo pienso en los votantes socialistas pienso en un colectivo que, según la encuesta preelectoral del CIS, tiene un 13% de universitarios y un 12% de personas sin estudios. Y estoy convencido de que cuando los candidatos de Ciudadanos con los que me tocó debatir pensaban en sus electores, muy probablemente tuvieran en mente un mundo con un 29% de universitarios y un 2% de personas sin estudios. O cuando se trataba de los representantes de Podemos, su mundo normal, el que se identifica con ellos, está formado por un 28% de universitarios y un 3% de personas sin estudios. La encuesta preelectoral del CIS no trae la variable de clase social, pero el barómetro de octubre sí, y resulta que el 26% de los electores de Ciudadanos es de “clase alta o media alta”, y un 21% de los electores de Podemos, pero sólo el 12% de los del PSOE. Así que cuando uno de mis contertulios de los nuevos partidos se presentó diciendo que él no era de la casta ni un político profesional, sino que venía en representación del pueblo llano, se quedó muy sorprendido al escuchar seguidamente que soy hijo de una limpiadora de UNICAJA jubilada y que mi padre trabajaba de peón de CITESA, y que mi profesión es la de profesor de universidad. Mi ubicación en la mesa me impidió ver su cara cuando le expliqué que conozco el paro y la pobreza, y no porque me lo hayan contado o lo haya visto en un programa de Evole, y que sé lo que se siente, pero que conocer los problemas es sólo una parte de la tarea que tenemos por delante, que la otra es conocer las soluciones. Y, la verdad, creo que esta última sigue siendo la principal dificultad en la nueva legislatura, sin que la primera haya mejorado.

Publicado en el Diario SUR el 27 de diciembre de 2015.

2 comentarios
  1. 27 diciembre, 2015 21:36

    La mezcla que indicas, además de no ser nutritiva, es muy NOCIVA, solo ver ciertas TV., pocos son los que expresan su pensar, la mayoría se deben a sus amos en el,caso de los medios y a sus jefes en el de los,partidos .
    Respecto a los nuevos, no,tienen ni idea de la vida, la mayoría han cursado estudios con el dinero de papá, muy pocos, con el,salario de un trabajo, que además, les hubiera quitado muchas horas de estudio, pero,les hubiera formado social y profesionalmente más que la universidad y ahora se ven como los reyes del mambo, una vez más los unos como niños que han conseguido su meta y los otros que creen que criticando se hace política, cuando es todo lo,contrario .
    Respecto a los más humildes del electorado, entiendo que solo les hace falta explicar bien el tesoro que poseen, pero eso lo hacéis muy poquitos, los demás, es que no valemos para ello y los del sillón parece que tampoco.

  2. JULIO CARABAÑA MORALES permalink
    28 diciembre, 2015 0:06

    Doble enhorabuena, pues, por haber salido de la campaña y por haber salido elegido. En cuanto a lo último, mi impresión es que hay muchas más soluciones que problemas, y en particular mucho vendedor de soluciones para problemas que no existen tratando de ocultar que no las tiene para los problemas reales. En fin, a ver si desempatan los de las CUP …

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: