Skip to content

Tolerancia

2 agosto, 2015

El barómetro del pasado mayo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) pregunta por la tolerancia de la sociedad española. Es una pregunta veterana en las encuestas del CIS. La primera vez que aparece en su base de datos es en enero de 1994. En aquella ocasión el 50% de los entrevistados decían que España era una sociedad bastante tolerante o muy tolerante, en tanto que un 38% opinaban que éramos poco o nada tolerantes. Había un 10% que declaraba que no sabía lo que somos. ¿Qué ha pasado en este tiempo? Mi maestro Julio Carabaña me diría: no basta con leer los datos, hay que pensarlos. Así que si ahora tuviéramos una tabla con los datos, él taparía la última columna y preguntaría: ¿cómo de tolerantes nos vemos los españoles y las españolas después de veinte años? Le sugiero al amable lector o lectora que haga la prueba y apueste por un resultado. La diferencia entre la respuesta que imaginamos y la que dan los datos del CIS, es lo que nos obliga a pensar. Sobre todo si esa diferencia es muy grande, porque uno casi nunca se pregunta por qué ha acertado, pero equivocarse siempre es una buena razón para reflexionar. 
Está bien, no estiremos la intriga. Según el CIS de mayo, el 57% de los españoles afirma que somos una sociedad muy tolerante o bastante tolerante. Un 41%, por el contrario, sostiene que somos poco o nada tolerantes. Es decir, que después de veinte años han crecido los que opinan que somos tolerantes y también los que opinan lo contrario. Los únicos que han disminuido son los que no saben muy bien qué somos, si tolerantes o intolerantes, que han pasado del 10% al 1%. Ahí justo me nace cierta inquietud, me inquieta que todos lo tengamos tan claro. Me caían bien esas personas que no sabían, aunque fuera porque imaginaba que al ser entrevistadas dirían: «la sociedad española es muy grande y compleja, pregúntele usted a un sociólogo». Y ahí es donde los sociólogos ponemos las esperanzas de comer de nuestro oficio: en poder explicar nuestra sociedad mejor que un ciudadano de a pié. Pero ya ven, todos tenemos una opinión de cómo es la sociedad española, hasta los sociólogos.
La encuesta de mayo también pregunta a los entrevistados si prefieren “Una sociedad con personas de diferente origen, cultura y religión” o “Una sociedad en la que la gran mayoría de la gente tenga el mismo origen, cultura y religión”. La primera opción es preferida por el 52%, la segunda por el 36%. No obstante, lejos de ser una opinión homogénea, las cosas varían bastante por edad. Más del 60% de los que tienen menos de 34 años prefieren una sociedad diversa, frente al 33% de los que tienen más de 65 años. Así que, con los datos en la mano, podríamos concluir que los jóvenes son más tolerantes y están bien preparados para el mundo del futuro.

Y, sin embargo, digan lo que digan los datos estadísticos, los mayores que aparecen en la encuesta, que son nuestros padres y abuelos, demostraron, en la vida real, ser la generación más tolerante de nuestra historia. Ahora que se habla de la necesidad de revisar su legado, convendría tenerlo en cuenta.

Publicado en los diarios SUR y El Correo, el 2 de agosto de 2015

2 comentarios
  1. 2 agosto, 2015 17:00

    No te voy a decir que la tolerancia es muy diversa y muchas veces se confunde con resignación, cobardía, dejar hacer, hay que hilar muy fino para discernir entre unas cosas y otras.
    En los años 40 en España no había tolerancia, era miedo, pavor, resignación, aguante.J
    En la actualidad hay resignación, pasotismo, aguante, silencios, cobardía, dejar hacer, el

    miedo se ha transformado en pavor por no encontrar trabajo, por el,que será de mis hijos, a los que ya ni les dejan estudiar, el que será de los mayores, de los discapacitados. Eso es tolerancia¿Los españoles somos tolerantes con los políticos, porque les quitan de un lado y les ponen otros, con mejores salarios, somos tolerantes porque aguantamos todas sus tropelías, su no saber hacer, su doblegarse ante el capital, somos tolerantes porque aguantamos diferentes tratos fiscales, según seamos personas con dinero o no. Empresas etc. Somos tolerantes porque soportamos políticas conservadoras que nos están llevando a la ruina. Resumiendo somos unas joyas, soportamos lo indecible y todos contentos.

  2. 3 agosto, 2015 0:20

    ¿Somos más tolerantes? Sí, no, puede… Según entendamos su significado. Toleramos, no nos movilizamos lo suficiente, que nos hayan convertido una democracia en una dictadura, pues sí, toleramos. Esta sociedad en estos cuatro años ha ido para atrás, en los bares se refleja el antagonismo de los dos bandos, algo que parecía calmado y cada día más olvidado. Pero el mal hacer de este Gobierno, su intolerancia, sus malas políticas no ayudan para que esta sociedad avance en la tolerancia.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: