Skip to content

Como vosotros

5 julio, 2015

Por favor, no os pongáis más en ridículo. Vosotros no tenéis derecho a asustaros, y mucho menos a asustar a nadie. Vuestro patrimonio os protege de las inclemencias de la vida. Habéis tenido un acceso privilegiado a la educación y a la cultura. Conocéis el mundo. Tenéis mejor información que la inmensa mayoría. Podéis enviar a vuestros cabilderos a hablar con cualquier miembro de cualquier administración. Podéis pagar a importantes bufetes de abogados para que hagan enmiendas a las leyes, o leyes completas, a vuestra conveniencia. Disponéis de medios de comunicación para que cuenten las cosas de la manera que más os conviene.

Da vergüenza escucharos decir que el sistema político está en peligro, que la democracia y las libertades individuales corren un grave riesgo. No podéis exhibir vuestro miedo, histéricos unas veces, amenazantes otras, perdiendo el decoro que corresponde a vuestra destacada posición en nuestra sociedad. No podéis abandonar tan pronto vuestra deontología profesional, y poner vuestros periódicos al servicio de un autoritarismo blando, no podéis arriar las banderas de la democracia formal, como si fuerais unos pretorianos envilecidos. No tenéis derecho a asustaros, y menos de Podemos.

Son radicales, sí. Como vosotros. Dicen que están cansados de la incompetencia de los políticos y, como vosotros, los desprecian. Tienen una explicación sencilla y una solución fácil para los problemas de nuestro país, como vosotros. Tienen una magnífica opinión de sí mismos, como vosotros. Han dejado tirados a los comunistas, como hicisteis algunos de vosotros, y los desprecian, como todos vosotros. Como vosotros ellos son gente con prisa, gente de un solo impulso. Y la política exige paciencia, reflexión, apertura. La política los exaspera, como a vosotros.

¿No os da vergüenza, a estas alturas, asustaros de Podemos? ¿No os acordáis de cómo erais muchos de vosotros? ¿No recordáis lo rápidamente que os volvisteis tan razonables? ¿No os acordáis de cómo os instalasteis confortablemente en la dirección del periódico o de la empresa? ¿De cómo os hicisteis demócratas y os divorciasteis? Nada os duró el maoísmo, o los ejercicios espirituales con aquel cura progre que os casó antes de hacerlo él mismo con una aristócrata. Pero, ¿qué digo?, los más listos ya sabéis quienes son los de Podemos. ¿No los habéis visto cambiar a toda prisa en este último año? ¿No os reconocéis?

Hay muchas personas, que no son como vosotros, que viven sin red, y ven como los riesgos de la vida se hacen realidad en forma de una pobreza que les impide hacer frente a la enfermedad o a la vejez. Son pacíficas, hacen cola, rellenan formularios y, porque se respetan a sí mismas, dominan su miedo, son fuertes. No son como vosotros. La impaciente soberbia es más frecuente entre vosotros y vuestros bienintencionados hijos, y encaja muy mal con ese juego pueril a asustaros y asustarnos al que jugáis. Asumid vuestras responsabilidades, tan altas como vuestra fortuna, liderad esta sociedad, si podéis, pero no os pongáis más en ridículo.

Publicado en los diarios SUR y El Correo el 5 de Julio de 2015

2 comentarios
  1. 6 julio, 2015 0:13

    No pueden hacerlo porque no entienden lo que es la Democracia, lo que son las políticas democráticas, funcionan como lo que son, fascismo, igual que Hitler creó el Ministerio del Reich para la Ilustración Pública y Propaganda, ellos se han apropiado de los medios de comunicación, son su mejor órgano de propaganda, sus voceros les hacen el trabajo. Juegan con ETA, y con el miedo, lo han hecho siempre, en los ochenta, con Zapatero; en cuanto piensan que están en peligro, que no van a volver a gobernar, ponen su máquina de difamación, es constante el maniqueísmo entre los buenos que son por supuesto ellos y los malos, antes éramos los socialistas y comunistas, ahora también Podemos. En la campaña del miedo confluyen los intereses de la derecha, para mí, ultraderecha y de la patronal. Nos han vuelto a llamar radicales, no es nuevo, aunque Pablo Iglesias crea que las mayores barbaridades se las dicen a su partido. Los socialistas ya éramos radicales en el 82, según sus voceros el programa del “PSOE” parecía moderado, pero bajo esa capa, se escondía un verdadero proyecto revolucionario. Sus campañas las conocemos, hacen el ridículo como tú dices, pero lo extraño, lo incomprensible, es que todavía se lo compran.

  2. 9 julio, 2015 23:48

    No sé si éste es uno de tus mejores artículos, si sé que es uno de los más me ha gustado.
    Los unos y los otros juegan con el miedo, es rentable y con la descalificación. No les pidas que sean demócratas, los unos llevan en sus genes el,espíritu y prácticas de los 40, los otros son teóricos de una sola dirección. Pedirles responsabilidad es pedir perL al olmo.
    Es triste que a unos les sigan el 30% de ciudadano seguidores en la fe y a los otros un % de ciudadanos cabreados. En ambos casos el conocimiento, y el saber hacer, brillan por su ausencia.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: