Skip to content

Entre Escila y Caribdis

9 noviembre, 2014

El previsible resultado del barómetro de octubre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), publicado el miércoles de esta semana, dibuja un escenario en el que ninguna fuerza política consigue una mayoría que le permita gobernar en solitario. En ese contexto, y pese a los deseos de los líderes de Podemos, es el PSOE el que, como ha ocurrido desde la Transición, ocupa la centralidad política en España. Hay más de una razón para sostener esta tesis. Aunque empezaré por aportar algo menor que una razón: un dato. En el barómetro del CIS, en una escala que va del 1 al 10, en la que el 1 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha, los españoles se sitúan, como media, en un 4,41. Al PSOE lo sitúan en un 4,61; en tanto que a Podemos lo sitúan en un 2,43, es decir, a la izquierda de IU, a la que sitúan en un 2,67. Por cierto, al PP lo ubican en un 8,24.

Conste que la centralidad no es lo mismo que el centro, que en la escala del CIS es el 5,5; precisamente en el lugar en el que los ciudadanos clasifican, como media, a UPyD con un 5,55. La centralidad tiene que ver con la capacidad de ordenar el juego político, de articular las diversas fracturas que producen las dinámicas de nuestra sociedad. Fracturas que en España son esencialmente, aunque no son las únicas, la que enfrenta a la derecha con la izquierda y la que enfrenta al nacionalismo central con los nacionalismos periféricos. La centralidad se expresa en la capacidad de establecer acuerdos, o más modestamente, en la capacidad que tiene una fuerza política de dialogar con más sectores que ninguna otra fuerza política.

Sinceramente me cuesta bastante trabajo creer que Podemos, desde la excéntrica posición ideológica que ocupa, pueda ejercer la centralidad en la vida política española. No veo a los nacionalistas periféricos dialogando y pactando con un partido, que dice que no juega a las banderitas, incapaz de reconocer la especificidad del problema territorial que vive nuestro país. Y, desde luego, tampoco veo a la derecha no ya pactando con Podemos, sino ni tan siquiera dialogando con ellos. De hecho, cuando el líder de Podemos dice que si no gana las elecciones probablemente se vaya de la política, no hace sino reconocer que no están preparados para gobernar la complejidad de un país atravesado por tan profundas fracturas como el nuestro. Es decir que, más allá de su irrealizable programa “Que Se Vayan Todos”, no tienen un proyecto político real para la España real, es decir, con todos los jugadores presentes en el campo.

Así que, durante los próximos meses veremos lanzarse dos campañas simultáneas contra los socialistas. Desde la derecha se les situará en el “Frente Popular” y desde la izquierda en “la Gran Coalición”. Hay quien piensa que la conjunción de ambas campañas debilitará al PSOE, pero bien pudiera ocurrir lo contrario. Es decir, que de la pregunta sobre con quién va a gobernar el PSOE emerja la evidencia de que el PSOE es la opción más realista para gobernar un país tan fracturado como la España de hoy, o del año que viene.

Publicado en los diarios SUR y El Correo el 9 de noviembre de 2014

4 comentarios
  1. 9 noviembre, 2014 10:04

    Creo que el dato del posicionamiento percibido de los partidos debería ser tratado más a fondo no quedándose en la media, sino en la correlación entre dicho posicionamiento y el autoposicionamiento de los electores, pues me juego un mes de mi subsidio de desempleo a que el resultado de Podemos se ve muy influenciado por la asignación que le hagan los votantes de derecha (que están precondicionados por sus medios de comunicación de referencia a verlos como comunistas proetarras… como veían a Zapatero).

  2. 9 noviembre, 2014 22:07

    Como siempre artículo de analisis preciso, ilusionante y necesario para los socialistas. Muchas gracias @jatorresmora

  3. 12 noviembre, 2014 19:40

    Estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Cuantos como tu, son necesarios, no solo en el PSOE, en la política.
    Muchas gracias Jose Andrés

  4. 20 noviembre, 2014 21:12

    La escala es fija, pero los partidos dinámicos. Aceptemos que todos nos podemos mover hacia la izquierda o hacia la derecha y que los extremos se tocan .Supongamos que Podemos va más a la izquierda y el PP más a la derecha, entonces PP y Podemos son lo mismo. Por eso, antes de la elecciones ambos se convertiran en centristas de toda la vida con la intención de ganar votos para volver, una vez pasadas las elecciones, a sus esencias. El PP ya lo ha hecho en esta legislatura , espero que no se vuelva a tropezar dos veces en la misma piedra porque la piedra puede estar en otro camino.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: