Skip to content

Podemos, pero no queremos

28 septiembre, 2014

Empezaré por disculparme por hablar, sin permiso, de Podemos. En nuestro país todos podemos hablar, sin permiso, del PP o del PSOE, y últimamente de IU y hasta de UPyD, que ya es decir. Y es que los cambios tectónicos provocados por el terremoto de las últimas elecciones europeas han elevado a estas dos últimas formaciones políticas al nivel de la casta, a la par que han rebajado a sus dirigentes a la humana condición de mortales. Ahora el lugar que ocupaban IU y UPyD lo ocupa Podemos. Es sorprendente, un día estás organizando la pira, y al día siguiente estás ardiendo en ella. Así que nada, paciencia, que aunque no es fácil ni bueno acostumbrarse, lo cierto es que se aprende a aceptar la crítica, y hasta a sobrellevar el descarnado insulto, como el precio de la libertad y la democracia.

Lo cierto es que llama la atención la decisión de los dirigentes de Podemos de no presentarse a las próximas elecciones municipales. La razón que arguyen es que su partido “tendría dificultades para presentar candidaturas confiables y con plenas garantías de representar el espíritu de la formación”. Curioso. Tenía entendido que esa formación había nacido espontáneamente del noble, bueno y sabio pueblo; que el espíritu de Podemos es el mismísimo espíritu del pueblo. De un pueblo harto de una casta que, bajo la excusa de una elección, le impide resolver de manera expeditiva los males que aquejan a nuestra maltrecha España. También había entendido que la solución que propone Podemos para acabar con el actual estado de cosas es, justamente, la participación del pueblo, una participación lo más directa y lo menos mediada posible por las oligarquías del bipartidismo. La participación del pueblo como una lluvia poderosa y persistente que limpie hasta el último recoveco de la vida económica, social y política de nuestro país.

Pues bien, en el municipalismo Podemos ha decretado sequía democrática. ¿Por qué? Porque sus líderes desconfían de que los ciudadanos y ciudadanas de nuestros municipios sean capaces de distinguir ellos solos, y sin ayuda mediática, el grano de la paja. Se ve que en opinión de los dirigentes de Podemos, el pueblo está preparado para elegir al presidente del gobierno, pero no al alcalde de su municipio. Si al menos pudieran clonar a su líder para ponerlo en todas las alcaldías de España, pero la tecnología no lo permite. Así que los mismos que le decían al noble, bueno y sabio pueblo que con su participación directa en los asuntos públicos lo iba a arreglar todo, le dicen ahora que sí, que participen, pero no con el nombre de Podemos. No sea que se lo manchen. ¿Y si les sale un concejal sinvergüenza? Pues no tendrán ninguno, así no hay problema. Además, de camino se ahorran tener que llegar a acuerdos que les obliguen a definirse respecto a alianzas, programas y presupuestos municipales, es decir, renuncian a hacer política. Resulta que los dirigentes de Podemos desconfían de la política precisamente en el lugar en el que la política está más cerca del pueblo. Porque ellos no son ni de derechas ni de izquierdas, ni se meten en política. Lo suyo es la tertulia, predicar pero no dar trigo.

Publicado en los diarios SUR y el Correo el 28 de septiembre de 2014

10 comentarios
  1. 28 septiembre, 2014 10:47

    No consigo tomarme profundamente en serio el contenido de este artículo. Digo esto porque me parece que está en la línea de lo que es la embestida socialista contra PODEMOS. Algo así como la estrategia tendente a desvalorizar cualquier actuacion de esta nueva formación política con argumentos que sirven para reforzar a la militancia activa del PSOE. ¿Qué tiene de negativo? Nada! y es perfectamente lícito pero esto me lleva a las formas, que son esencialmente populistas si se considera que se transmite “aquello que esa militancia se supone que quieren oír”. Pero Ay! Ay! Ay! quizás sea esto lo que ha ido variando en estos últimos tiempos. ¿ qué es lo que una parte decisoria de la ciudadanía quiere oír y a fuerza de no escucharlo ni verlo en el PSOE integra la bolsa abstencionista?
    Considero a la militancia activa del PSOE a aquella integrada mayoritariamente por personas que tienen o han tenido cargos públicos y que participa homogénea en la vida interna del partido, quienes hacen campaña y/o forman parte de órganos internos junto a un grupo cada vez más reducido de simpatizantes que colaboran en las mesas electorales. Sumados a estos estarían los y las excepcionales que proceden de sectores muy cualificados y que movilizan a su entorno específico. Y algunos más.
    Para este grupo de “fiebres”, entre las que me hube encontrado bastante tiempo, puede ser interesante este refuerzo de ” oír lo que quieren escuchar”, sin embargo ha quedado demostrado que ya no es suficiente para transformar la sociedad. El PSOE ha dejado de ser el partido que mejor refleja a la sociedad española y tiene una obligación histórica para evitar que los espejos le traicionen la cara. En mi opinión corre el riesgo de que se le rompan los espejos o les partan la cara. Y parezco una pitonisa pero lo digo con el sentimiento de desarraigo que me produce esto de ser y no ser. ¡Gracias José Andrés por permitirme aún participar en los comentarios de tu blog!

  2. 28 septiembre, 2014 19:54

    En Podemos no hay nada de lo que predican: es un diseño bastante bueno hecho por politólogos, vamos un partido de diseño http://geografiasubjetiva.com/2014/09/24/sin-margen-de-improvisacion/

  3. 28 septiembre, 2014 22:11

    Exacto. Se puede decir más alto pero más claro es imposible.

  4. 28 septiembre, 2014 22:16

    Yo creo que el objetivo real, que no pueden confesar abiertamente sin que las bases se revelen ni parezca un frente popular ni una sopa de letras, es la confluencia entre los partidos de la izquierda, eso sí construida desde abajo para las municipales.

    Con Guanyem, Podemos se evita estar en el centro del debate con el tema catalán, a favor de la consulta, pero desde Madrid, sin poner en juego los votos de Cataluña y tampoco los del resto de España.

    Todo el proceso de la asamblea (desde la elección del equipo organizador, a las normas de la asamblea y al anuncio del borrador del equipo de Somosaguas) me hace pensar en un plan muy preparado para sacar adelante la hoja de ruta que tiene la dirección y que saben que choca con una de las almas que conviven en Podemos, la de los que sustituyen la ideología por la democracia como única ideología (somos el 99%, los representantes han de decir lo que opine la gente y no tener programa, la democracia directa para todos) y los de aquellos que han aterrizado en Podemos por no ser de izquierdas ni de derechas.

    Se han presentado más de 100 borradores, incluso con un 20% de los votos, el de Iglesias será el borrador más votado, por lo que, aún con minoría, estará “legitimado” por el voto de todos los militantes.

    No me creo ninguno de los argumentos que han dado para proponer ello. El único es el aritmético. Para ganar “sólo” se necesita el voto de la izquierda y sumarle el que se es capaz de ganarle al PSOE. Pero para eso necesita que todos los partidos de izquierda vayan juntos y no se divida y pierda ese voto. Pero a la vez, se necesita que no parezca un frente popular ni una coalición de partidos, por lo que las fórmulas Ganemos son la única opción para ello.

    Un saludo.

  5. 28 septiembre, 2014 22:55

    es incluso más fácil, queda feo pero lo diré: hace meses dije en mi grupo de gente más cercano que no se presentarían a las municipales. La razón, digan lo que digan, es de manual, unas elecciones municipales en las que participasen supondrían que, al día después, habría muchas personas que podrían aparecer en los medios con el epígrafe concejal/a de PODEMOS. Tendrían, además, teléfono, despacho, sueldo y tiempo para ponerse de acuerdo entre ediles de distintos sitios, podrían, incluso, conspirar y derribar la cúspide de la pirámide. Y por ahí no se pasa, no vaya a ser que nos salgan un puñado de echeniques, se pongan de acuerdo y…

  6. 29 septiembre, 2014 16:12

    Si Podemos no se siente capacitado para presentarse a unas municipales, si teme a los advenedizos, si ha empezado por las europeas y quiere seguir por las generales, es porque cree que hay que ser verticales en las estructuras, porque cree en el saber y buen hacer de los ideólogos, en los grandes líderes. Entiendo que es todo lo contrario a los postulados con los que venció y convenció. No presentarse a municipales es un gran timo.

  7. 1 octubre, 2014 12:00

    El proyecto de Podemos no se si será bueno,lo cierto es que manejan las redes sociales con su demagogia de escándalo

  8. 1 octubre, 2014 12:57

    En junio de 2014 un abogado de Valencia, compañero del extinto Banco Central, me reenviaba un artículo de Fernando de Silva, “Podemos es mucho más que una formación política”. Mi comentario fue el siguiente: Estimado amigo Vicente, no dudo que Podemos sea algo más en las circunstancias actuales, pero posiblemente menos mañana cuando sean otras las circunstancias. Los que tenemos edad para recordar décadas de años, que además de luchar por nuestra propia subsistencia y progreso de de los nuestros, hemos visto triunfos súbitos en toda clase de actividades (cine, pintura, literatura, arquitectura, medicina, política, etc.), que después, tanto para los que participaron, fueron simples coetáneos o en el presente son meros espectadores del pasado, han quedado en las páginas de historia reducidos a unas líneas, aunque sus efectos continuarán recordándose mediáticamente hasta tanto permanezcan vivos algunos de sus protagonistas.

    Tan poco dudo que Podemos es el resultado de haber comprobado que nuestra salud, enseñanza, vivienda, trabajo y ante la justicia iguales, han sido oportunidades de negocio privado para muchos políticos y no de servicio y derecho público constitucional del pueblo. Antes del 2007, cuando estalló la crisis financiera que rompió la burbuja inmobiliaria, esta corrupción política y social de todos existía, pero la bonanza económica y callaba las bocas de los que denunciaban lo mismo que ahora. ¿Cuántos cabreado de hoy lo serán mañana cuando la economía del mundo occidental, la de España y de sus casas haya vuelto? En democracia los ciudadanos tenemos el derecho de estar cabreados cuando los políticos que nos gobiernan o la sociedad mercantil se aprovechan y silencian la corrupción corporativa. Desde 1977 y después de los años de la transición democrática los ciudadanos hemos tenido la calle o las elecciones para denunciarlo. Es un paso hacia delante para la democracia que después de más de 35 años se ejerza ese derecho, pero después de hacerlo, qué. Todo dependerá si hemos elegido evolución o revolución, porque las consecuencias no son las mismas en un caso u otro.

    Cuanto he expuesto antes sólo son reflexiones de alguien que participó en el devenir social y político de nuestros vecinos y compañeros de trabajo, como es tu caso, pero que usa el pasado y el presente para saber elegir el futuro que más conviene no sólo a nuestros hijos, sino también a nuestros vecinos.

    Finalmente confesarte que yo también estoy cabreado. El PSOE y la UGT no son para mí sólo dos organizaciones a las que pertenezco antes de 1977, sino que son parental e ideológicamente mis hijos. En ambas han existido sinvergüenzas que han humillado socialmente a sus militantes y de ahí que formen parte de la diana del cabreado nacional. En mi caso, por ese vínculo emocional, me está sucediendo lo mismo que a cualquier padre cuando comprueba que su hijo ha vulnerado el pasado familiar, ese que tanto nos costó a muchos recuperar antes y después de la dictadura franquista.

    Hoy al leer este artículo de Andrés Torres Mora (Podemos, pero no queremos), se lo he reenviado a mi amigo Vicente y le decía:
    Amigo Vicente, te copio a continuación un artículo de José Andrés Torres Mora, diputado socialista por Málaga: “Podemos, pero no queremos”. En el subtítulo se pregunta ¿Por qué no se presentan a las municipales, donde la política está más cerca del pueblo? Ellos no son ni de derechas ni de izquierdas, ni se meten en política. Lo suyo es la tertulia, predicar pero no dar trigo. Posiblemente, como te decía en mi comentario, no dudo que Podemos sea algo más en las circunstancias actuales, pero posiblemente menos mañana cuando sean otras las circunstancias. Los que tenemos edad para recordar décadas de años, que además de luchar por nuestra propia subsistencia y progreso de de los nuestros, hemos visto triunfos súbitos en toda clase de actividades (cine, pintura, literatura, arquitectura, medicina, política, etc.), que después, tanto para los que participaron, fueron simples coetáneos o en el presente son meros espectadores del pasado, han quedado en las páginas de historia reducidos a unas líneas, aunque sus efectos continuarán recordándose mediáticamente hasta tanto permanezcan vivos algunos de sus protagonistas.
    No tengo una bola para ver el futuro, pero es posible que si Podemos no se presentan a las municipales o sólo se presentan allí donde pueden ser voceros mediáticos (algunas capitales de provincias), su triunfo súbito en las pasadas elecciones europeas tenga fecha de caducidad en las elecciones municipales de mayo de 2015.
    Cuando surge un fenómeno social y político, que tiene antecedentes o similitud en otros en el pasado, la Historia puede servirnos de mesa de ensayo. En el caso del nacimiento de los partidos de izquierdas, su base social procede o son el resultado simultáneo de sindicatos homólogos de clase. ¿Cómo se llama su sindicato? ¿En que empresa o en cual de los sectores económicos se encuentran organizados?
    En definitiva, una cosa es el cabreo nacional, entre lo más cabreados estamos tú y yo porque esto no duele, y otra es perder en el presente la perspectiva del pasado para trabajar para el futuro.
    Un abrazo.

    Santiago de Córdoba Ortega

  9. 1 octubre, 2014 16:06

    Solo he leido las primeras lineas del artículo y ma ha servido para darme cuenta de cual es el alcance de tu análisis sobre la situación. Es un poco amargo contemplar a todos los que se van a ir quedando fuera de la política por sus propios medios, no os va a echar nadie, os estáis echando solos, un abrazo y mucha suerte, si crees que tienes algo que aportar se valiente y mira hacia dentro, viene algo muy bonito y complejo de frente, no tratéis de estropearlo porfavor. Un fuerte abrazo diputado, ¡¡¡mira hacia dentro!!!

  10. 1 octubre, 2014 16:34

    Ya sé que os jode, pero hasta Jesucristo lo tenía claro: “Sencillos como palomas y astutos como serpientes”, “que os mando en medio de lobos”. Pues eso…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: