Skip to content

Con un margen de error

12 mayo, 2013

La estadística, que no siempre entusiasma a los estudiantes de ciencias sociales, es, sin embargo, una disciplina muy útil que nos permite describir con precisión cómo es toda una sociedad a partir de una pequeña muestra. Las muestras de los barómetros del CIS están compuestas por 2500 personas elegidas al azar, que nos proporcionan una fotografía bastante aproximada de una población de 46 millones de españoles. El margen de error nos dice lo que perdemos en información por ahorrarnos el dinero que costaría preguntar a toda la población. Una muestra de ese tamaño, bajo determinados supuestos estadísticos, tiene un margen de error de un 2% por arriba o por abajo. La encuesta de abril que conocimos la semana pasada decía que un 70,9% de los entrevistados se declaran católicos. Con el margen de error de dicha encuesta sabemos que si pudiéramos preguntar a todos y cada uno de los 46 millones de ciudadanas y ciudadanos de nuestro país obtendríamos que el porcentaje que se declaran católicos estaría entre el 68,9 y el 72,9%.

Por cierto, el porcentaje de católicos que salía en el barómetro de enero era del 73,1, lo que quiere decir que el dato para la sociedad entera estaría entre 71,1 y el 75,1%; bien podría ocurrir que, aunque hay una diferencia de 2,2 puntos entre las encuestas de enero y abril, el porcentaje real en la sociedad sea el mismo en ambos casos, pongamos el 72%. No sería prudente titular que la elección del Papa Francisco ha hecho disminuir el número de los que se declaran católicos en España, sin embargo con los datos electorales la cosa ha sido bien distinta.

La diferencia en la estimación de voto que daba el CIS entre enero y abril era de un punto para el PP, dos para el PSOE y medio punto para IU y UPyD. Lo sensato hubiera sido decir que todas esas variaciones están dentro del margen de error de la encuesta, y que poco se ha movido desde enero, pero algunos periódicos publicaron en sus portadas titulares tan coloridos como “La mayoría con el Gobierno y el PSOE se hunde”, “El voto del PSOE se desploma y el PP ralentiza su desgaste” o “La crisis económica y política acaba con el bipartidismo”. No sé cómo se podría medir el margen de error de los titulares periodísticos respecto a la realidad, pero desde luego lo hay. Basta con salir a la calle para apreciarlo.

Si atendemos a lo que dicen algunos medios de comunicación, deberíamos estar esperando que de un momento a otro se produjera un estallido social que llevara en volandas a algún caudillo mediático a la Moncloa. Por el contrario, si atendemos a lo que pasa en la calle, parece que lo que esperan muchas personas es sencillamente que aguanten las redes de solidaridad mientras la economía se arregla sola; porque el 85% de los entrevistados afirma que su confianza en el gobierno encargado de arreglarla es poca o ninguna. Eso sí, con un margen de error del 2%.

Publicado en los diarios SUR y El Correo el 12 de mayo de 2013

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: