Skip to content

Meterse en la conversación

30 diciembre, 2012

Parece ser que en una ocasión Franco le dijo a su ministro de Educación, Joaquín Ruiz Jiménez, «haga como yo, y no se meta en política». Por lo visto, también se lo dijo al periodista Rodrigo Royo. Así que es probable que el dictador la considerara una frase ingeniosa y se la fuera soltando a todo el que se le ponía a tiro, a tiro retórico quiero decir. Aunque también es posible que Franco estuviera hablando sin artificio retórico alguno, que estuviera diciendo directamente lo que pensaba. Al fin y al cabo él acabó con la política en nuestro país durante casi cuatro décadas, quiero decir con la política, no solo con la democracia, sino con lo que los clásicos entienden por política. En términos estrictos lo suyo, lo de Franco, era un poder sin política. ¿Qué queda de aquella recomendación después de más de tres décadas y media?

En el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas del pasado mes de octubre se preguntaba a los entrevistados su grado de acuerdo con la frase «es mejor no meterse en política». Este es el momento en el que el curioso lector o lectora espera que le de el dato, como lo esperaban los estudiantes de mi clase de Estructura Social de España en la Facultad de Sociología. Sin embargo, llegado ese momento, yo solía darles el cuadro estadístico con las casillas vacías. Se aprende más. Todos nos preciamos de conocer bien nuestra sociedad, así que deberíamos ser capaces de saber, de manera aproximada, que porcentaje de nuestros compatriotas está de acuerdo con la frase. ¿Una quinta parte?, ¿un tercio?, ¿la mitad?, ¿cuántos, querido lector o lectora? Si se aventura a dar un número descubrirá más cosas que si, de entrada, le doy el número yo mismo. Descubrirá la diferencia entre lo que usted piensa de la realidad y lo que sale de preguntar a una muestra de dos mil quinientas personas seleccionadas mediante una técnica rigurosa para que sea representativa de la sociedad española.

¿Cuántos españoles, después de una historia de tres décadas y media de democracia, y cuatro de dictadura, creen que es mejor no meterse en política? Por otra parte, y desde un punto de vista normativo, ¿qué resultado sería el bueno para una sociedad democrática? Si nos hacemos todas esas preguntas y otras que se nos ocurran, es posible que conocer el dato que salía en la encuesta de octubre nos enseñe más que si miramos el dato directamente. El dato es que 46 de cada 100 españoles creen que es mejor no meterse en política. Para los votantes del PP el porcentaje es del 48%, y para los del PSOE del 47%. El 80% de las personas sin estudios responden que es mejor no meterse en política, mientras que entre los universitarios ese porcentaje es el 20%. Me gustan más los datos que dan lugar a una buena conversación que los datos que se usan para acabar con cualquier conversación. Buena conversación, y feliz 2013, querida lectora, o lector.

Publicado el 30 de diciembre de 2012 en el diario SUR

3 comentarios
  1. 30 diciembre, 2012 20:16

    Por ser el último del año, es tan bueno como los anteriores. Los datos que reflejas, claro que son verdaderos, pero están ponderados por la situación. Es peligroso el despegue político y tanta crítica. Esto está, insisto, provocado por el capital, iglesia y derecha. Es muy peligroso el ejemplo italiano, si llega a producirse. Monti quiere volver a ser Jefe del Ejecutivo, pero sin pasar por las urnas, ejemplo claro de las presiones del capital.

  2. 30 diciembre, 2012 20:19

    Feliz año, con un programaq de Gobierno y Felices Reyes con un nuevo Gobierno. Espero que en 2013 sigas con las enseñanzas de tus escritos.

  3. El inspector anarquista permalink
    2 enero, 2013 3:29

    Certero artículo. Mucho se han estudiado las obras y herencias del franquismo, pero creo que no se han analizado debidamente los traumas de diván que han impregnado nuestro inconsciente colectivo resumidos en frases como “hagan como yo, no se metan en política” completado con otro adagio nunca bien ponderado “no te signifiques”.

    En fin, a la derecha siempre le ha venido bien la negación de la política, de lo político. Muy bien resumido en esa frase de que “la gente de derechas no va a votar, sino que va a fichar”. Por un lado, animan a la desafección de la política y de los políticos, pero seguidamente llegan a casa doblan su voto y ellos a lo suyo, a votar o a fichar según se mire por los de toda la vida o, como diría nuestro actual Presidente, a votar con sentido común.

    Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: