Skip to content

Visto y no previsto

21 octubre, 2012

Los seres humanos tenemos razones, como especie, para albergar una buena opinión de nuestra inteligencia. Sin embargo no debemos sobrevalorarnos. Daniel Kahneman, psicólogo y premio Nobel de Economía, dice que los humanos «somos propensos a sobreestimar lo que entendemos del mundo y a subestimar el papel del azar en los acontecimientos». Una característica de nuestro cerebro es que, cuando cambia de manera de pensar, tiene dificultad para recordar cómo pensaba antes del cambio. Eso hace que «subestimemos el grado en el que acontecimientos del pasado nos sorprendieron», y está detrás del «ya lo decía yo». Dicho fenómeno es tan frecuente y está tan extendido que tiene hasta un nombre: el sesgo de la retrospección.

Además de hacernos quedar mal al decir «ya lo decía yo», cuando no decíamos nada, o decíamos cosas bastante alejadas de lo que luego ocurrió; mediante el sesgo de la retrospección nuestro cerebro nos gasta una jugada aún peor: nos hace creer que tenemos una gran capacidad de comprender el mundo y de predecir el futuro.

En marzo de 2008, el CIS preguntaba a la sociedad española si creía que dentro de un año la economía estaría mejor, igual o peor que ese año, solo un 34% respondía que peor. Alguien puede pensar que un tercio de la población las veía venir; pero no crean, siempre hay un porcentaje de gente que dice que las cosas empeorarán, y de vez en cuando aciertan, en octubre de 2005 también había un 35% de entrevistados que decían que 2006 sería peor.

Eso es lo que opinaba la sociedad en su conjunto pero ¿qué decían los expertos en aquellas fechas? En marzo de 2008, en el entorno de la campaña electoral, la Fundación de las Cajas de Ahorros publicó su panel bimestral de predicciones sobre la economía española para los años 2008 y 2009. Dicho panel se hace con la media de las predicciones de 14 prestigiosos institutos de prospectiva económica de nuestro país, a saber: AFI, BBVA, Caixa Catalunya, Caja Madrid, Centro de Predicción Económica, Consejo Superior de Cámaras de Comercio, FUNCAS, ICAE, ICO, Instituto de Estudios Económicos, Instituto Flores de Lemus, Intermoney, la Caixa y Santander. Juntos suman un buen número de personas competentes que han dedicado su vida a estudiar la economía.

Para ese mismo año, 2008, que ya estaba bastante avanzado, todos esos institutos preveían un crecimiento del PIB del 2,5; fallaron, ese año creció el 0,9. Se equivocaron en unos 16.000 millones de euros. La predicción de crecimiento del PIB para 2009, fue del 2,1; volvieron a fallar, tuvimos un PIB del -3,7, se equivocaron en cerca de 58.000 millones de euros. Para 2008, predijeron una tasa de desempleo del 8,8%; fallaron, fue del 11,4%. Para el 2009 predijeron una tasa de desempleo del 9,1%; fallaron, la tasa de desempleo alcanzó el 19%, se equivocaron en dos millones de parados. Los técnicos, los expertos.

Ya ven, lo más peligroso no es que fuéramos incapaces de prever la crisis, sino que ahora creamos que fuimos capaces de preverla.

Publicado en SUR EL 21 de octubre de 2012

6 comentarios
  1. 21 octubre, 2012 9:36

    Y mientras tanto, como la rana dentro de la olla con agua caliente, nos vamos cociendo a fuego lento sin darnos cuenta de que la temperatura sube imperceptiblemente. Releo el texto de Vercors “Le silence du le mer”y me doy cuenta, aterrado, de que Alemania volverá a equivocarse. Y nosotros perderemos para siempre la posibilidad de Europa. ¿Acabaremos dándole la razón a Houellebecq?

  2. Daniel Inerarity permalink
    21 octubre, 2012 12:15

    ¿Y por qué no rodeamos a los expertos y los consideramos nuestro principal problema, ya que los políticos suelen basar sus decisiones en los análisis de estos?

  3. jose maria martinez cava permalink
    21 octubre, 2012 17:41

    Los economistas, al igual que otros profesionales, saben lo que saben. No se les puede pedir más. Son expertos en hacer estudios a posteriori y presentar unos gráficos preciosos, pero del dia siguiente cero patatero. Citas organismos y fundaciones llenos de profesionales, que no lo son, pues nos han llevado a la situación que estamos, por defender su status y beneficio propio, los hechos lo afirman. Por otra parte los economistas y los funcionarios, puedo aseguar, que en sus estudios ponían las cifras que los responsables, les obligaban y a partir de ahí las previsiones eran falsas. En mi vida profesional, he tenido que hacer cientos de “forecast” y de previsiones de negocio, con porcentajes de aumento, dictados por los responsables de cara al Consejo de Administración, salía lo que salía y así una empresa de más de 25.000 personas, es ahora un chiringuito de 200. Los políticos debeis confiar más en los filósofos, son lo que de verdad saben hacia donde vamos. Pero aquí tambien ocurre lo mismo, hay que dar con el que sabe, al igual que los médicos.

  4. innovacionsocial permalink
    21 octubre, 2012 22:22

    Querido Innovacionsocial,
    Por qué no me envías un correo a jandres@congreso.es y hablamos.
    Un abrazo.
    José Andrés

  5. jose maria permalink
    28 octubre, 2012 21:26

    ¿Para cuando la reforma taxonómica que definitivamente clasifique a la economía como una ciencia forense?

  6. Javier permalink
    29 octubre, 2012 15:38

    “siempre hay un porcentaje de gente que dice que las cosas empeorarán, y de vez en cuando aciertan, en octubre de 2005 “. Y ¿sí esa vez acertaron?. Yo pensaba, también, que la caida del PSOE había concluido. Y mira tu por donde. Las estadísticas deberían incluir un filtro para aminorar el peso de la insconsciencia o la negación de la realidad.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: