Skip to content

Los derechos del dolor

12 agosto, 2012

Aceptamos que la enfermedad y el sufrimiento son razones legítimas para relajar las exigencias sociales y personales a las que debemos someternos normalmente. En nuestra infancia las madres decían un refrán: «no siento que mi niño enfermara, sino las gachitas que le quedaran». Léase caprichitos donde dice gachitas.

Disculpamos la respuesta desabrida del amigo con jaqueca o dolor de muelas; entendemos la insistencia, rayana en la descortesía, en rehusar nuestras invitaciones y cuidados de quienes han sufrido una gran pérdida. Comprendemos y respetamos su duelo.

En nuestra sociedad hay ahora mucho dolor. Un sufrimiento que ya no esperábamos, pero que muchos conocíamos. Hace un par de años que crucé la frontera del medio siglo. Muchas personas de mi edad o mayores que yo podrían citar las palabras del robot replicante Roy Batty, encarnado por Rutger Hauer en Blade Runner: «yo he visto cosas que vosotros no creeríais». Vimos una dictadura, toda ella corrupta de arriba abajo; vimos caer bajo las balas de la policía a compañeros de Facultad; vimos un Estado centralista alejado de la realidad de los territorios y de las personas; vimos el paro sin ningún tipo de protección social; vimos a millones de personas abandonar el país para ir a trabajar, sin estudios, sin papeles; vimos la pobreza, la digna y la indigna; vimos la falta de enseñanza, de sanidad, de pensiones; vimos y vivimos muchas cosas.

No solo sabemos cómo son las cosas; sabemos qué se siente. Comprendemos que algunas reacciones deben ser disculpadas porque nacen de un dolor insoportable. Sin embargo, los seres humanos también valoramos la manera como afrontan las personas su dolor. Y de igual modo que comprendemos a quien se quiebra, admiramos a quienes soportan el sufrimiento con entereza, sin romperse.

En estos tiempos de sufrimiento para muchos, España se está llenando de oportunistas y plañideras profesionales, gente que, con la billetera llena, ocupa las tribunas políticas y mediáticas, y grita un dolor y una rabia postizos. Sin el pudor, ni la vergüenza de quien mide su dignidad en la capacidad de controlar su dolor, esa gente cree que el dolor ajeno les da derecho a mentir sobre la realidad económica o política; a no meditar lo que dicen o escriben; a extender la ira que ciega la inteligencia de las personas; a acusar y juzgar sumariamente sin informarse. Gente que azuza a la masa de acoso contra los representantes elegidos por los propios ciudadanos, sin distinción, en un juicio sumario y colectivo. Los políticos dicen, para no decir los representantes, para no decir la democracia. Todo eso lo hacen con la coartada del sufrimiento de la gente, de una gente que es más fuerte que ellos, más serena, más sensata, de gente que sabe que el dolor no es una excusa para la vileza. No es probable que consigan sus objetivos políticos, pero es seguro que se están poniendo perdidos de gachas. Tan duros en la berrea y tan blandos en la pelea de la vida.

Publicado en SUR el 12 de agosto de 2012

2 comentarios
  1. jose maria martinez-cava permalink
    12 agosto, 2012 20:34

    Eso es el pan nuestro de cada día.Pero en los aprovechados hay que incluir a la extrema derecha deseosa de que lo describes aumente, para así sus señoras “guapas”, presidan y se ganen el cielo con la beneficencia. Los mayores lo conocemos.

  2. 21 agosto, 2012 10:28

    Estoy convencido que la economía del bienestar, tal y como la tenemos ahora (esperemos que pueda durar todo el tiempo) ha sido una conquista de los españoles, con esfuerzo y dinero de todos, pero que aunque ha sido con dinero de todos, han sido auspiciadas por los gobiernos de izquierdas desde el principio de la nueva época democratica y que si hubiera estado la derecha, seguro que no estaríamos igual, estariíamos unos más ricos y otros más pobres. Esto está muy claro. Pero el gran error estratégico de los Partidos de Izquierdas-progresistas-socialistas es que no han sabido explicar a la sociedad esto, desde el progresismo y el socialismo las SOCIEDADES PROGRESAN MAS, por que la riqueza está más repartida y las clases sociales tienen posiciones más próximas y eso GENERA MAS RIQUEZA. La izquierda debe entonar el “MEA CULPA” planificando y dedicando mas tiempo para explicar esto a la gente, sino la derecha triunfará y con ello la fragmentación de las clases sociales y el desastre de la sociedad en el largo plazo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: