Skip to content

M. A. Heredia

2 julio, 2012

Mi amigo exclamó: «¡en vida!». Mi amigo, un veterano diputado con una larga trayectoria política a sus espaldas, había venido a Málaga a dar una conferencia y, de camino, pasar aquí el fin de semana con su mujer. Caminábamos por el Paseo de los Tilos y nos cruzamos con el autobús de la línea 24. Para quienes no son del barrio, aclaro que en el cartel del autobús pone “M. A. Heredia – Los Prados”.

Tardé un segundo en darme cuenta de la ironía de las palabras de mi compañero. Así que en cuanto reaccioné le dije: “es por Manuel Agustín Heredia, un patricio del XIX que jugó un papel importante en la primera industrialización de nuestra provincia”.

Obviamente la irónica exclamación de mi amigo se refería a otro Heredia, en este caso a Miguel Ángel Heredia, el diputado y secretario general del PSOE de Málaga. Miguel Ángel no procede de ninguna élite aristocrática ni pertenece a ninguna oligarquía económica, sino que es hijo de la meritocracia y de la democracia. A mi amigo, el diputado que nos visitaba, no se le ocultaban los trabajos de Miguel Ángel Heredia en el Congreso en pos del bienestar de nuestra provincia.

Vista con la óptica desprejuiciada de quien constata cada día el trabajo de un compañero en un medio complejo y difícil como es el Congreso, la ironía de mi amigo diputado era un homenaje al M. A. Heredia socialista. Con su exclamación venía a decir: «¡anda!, los paisanos de Miguel Ángel le reconocen su destacado esfuerzo sin que para ello se haya tenido que morir». Desgraciadamente esa óptica, informada y sin prejuicios, de quien conoce en profundidad el trabajo de nuestros representantes, no siempre se encuentra en los medios de comunicación en los que nos informamos los ciudadanos de nuestra democracia. Más que reconocimiento a veces se encuentra desconocimiento. Ese desconocimiento que, como denunciaba Machado, desprecia cuanto ignora.

Resulta curioso no ya la facilidad con la que se resuelven los problemas sociales, económicos y políticos, en las tertulias y en las columnas de opinión, sino el desprecio olímpico por las personas que a veces se manifiesta en ellas. Hace unos días, un compañero que formó parte del gobierno anterior, me hacía reparar en el caso de un prestigioso tertuliano al que el presidente Rajoy llamó para trabajar en su gobierno. Me decía este compañero lo llamativo del contraste entre la brillantez que aquel hombre tenía como tertuliano y las dificultades que está teniendo como ministro. Habría que hacer ministros a unos cuantos más, me dijo.

Mi amigo, el diputado del comienzo, ironizaba porque ningún político democrático espera mayor reconocimiento que la reelección; los políticos de raza solo desean las calles y las estatuas cuando ya están muertos, si es que desean algo. Así que, en lugar de hacerle una estatua, apoyaré a Miguel Ángel en su reelección; y seguiré leyendo a los brillantes columnistas y escuchando a nuestros lúcidos tertulianos, aunque no les den el Pulitzer. Total, yo no tengo el Nobel.

Publicado en SUR el 1 de Julio de 2012

2 comentarios
  1. jose maria martinez-cava permalink
    2 julio, 2012 12:42

    Estoy totalmente de acuerdo, la gente desconoce lo que hacen y trabajan los políticos. La mayoría de las veces porque no tienen interés alguno, pero los políticos tampoco hacen mucho para comunicar a los ciudadanos lo que hacen. Y luego hay otro grupo político que está muy interesado en mantener esa ignorancia, pues les beneficia. Esta situación es la que hay y veremos quien es capaz de corregir dicha tendencia. Puedo asegurar que hago lo que puedo para informar a la gente y siento alegría cuando alguien me confirma con movimiento de la cabeza que está recibiendo el mensaje, otros me sonríen y algunos a veces me dicen que bien se expresa, que razón tiene. Son los menos. También hay otros que ponen malas caras, sabemos quienes son, pero me oyen.

  2. 2 julio, 2012 15:39

    Me parece totalmente respetable su opinión como militante y podrá usted apoyar en su reelección a Don Miguel Angel Heredia, pero esa misma libertad que usted tiene, como Delegado, que no como militante, para apoyarle, tengo yo para exponerle mi estado de vergüenza por tener ‘compañeros’ ‘socialistas’ como usted.

    ‘Socialistas’ que apoyarán, como usted, a Don Miguel Angel Heredia en su reelección a Secretario General del PSOE de Málaga aun habiendo conseguido, bajo su mandato, llevar al PSOE de Málaga a los momentos y episodios más bochornosos de nuestra historia.

    Durante su mandato, al que accedió prometiendo muchisimas cosas que no se han cumplido, hemos sufrido las derrotas electorales (tanto generales, como municipales) más grandes de nuestra historia, con los peores resultados históricos en la provincia con la consecuente pérdida de la Diputación de Málaga.

    En estas elecciones municipales, hemos asistidos impasibles a la eliminación de algo que siempre ha sido razón de ser del Socialismo, que es la democracia interna y las primarias.

    La voz del militante de base no es escuchada ni atendida y esto conlleva una falta de representatividad del Secretario General que no es elegido por los militantes si no por unos cuantos Delegados que NUNCA representarán el sentir de la militancia.

    Mientras tanto hemos asistido, también, a los constantes mentiras de nuestro Sec. Gral. al decir que ha visitado todas las agrupaciones, cosa que es una ROTUNDA MENTIRA, y hemos visto actuaciones tan bochornosas como asumir toda la responsabilidad política de los catastróficos resultados electorales y que todo siga igual, me pregunto ¿eso es asumir la responsabilidad política?

    Por si fuera poco, hemos sufrido el bochorno y la verguenza, como socialistas de escándalos como el de Ronda, que ahora sus militantes de verdad, pagan la incompetencia de quién propició tales actos, que no es otro que nuestro ‘flamante’ Secretario General, Don Miguel Angel Heredia.

    A lo que sumamos otros escándalos como el que sufren los compañeros de Alhaurin, que llevan esperando sin motivo más de un año para poder ejercer sus derechos como militantes, y todo por cuestiones de oportunismo político.

    Y todo ello sin hacer mención a la descoordinación entre el partido y el Grupo municipal, la decadencia de Juventudes Socialistas, y un largo etc…

    Y aun así, hay compañeros como usted que se enorgullecen, sin argumento alguno, de apoyarle en su reelección, y es por ello que me siento completamente avergonzado de estos comportamientos de gente que se supone que comparte los ideales del PSOE y que, ni por asomo son, los que defiende y ha defendido y sobre todo, demostrado, el actual Sec. Gral. Don Miguel Angel Heredia.

    un saludo
    David Rodado Gómez
    Militante socialista.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: