Skip to content

El hombre de negro

24 junio, 2012

Vestía de blanco, como era previsible; y después de presentarnos bromeamos sobre ese aspecto de su indumentaria. Con camisa blanca y vaqueros, el hombre de negro parecía otra cosa. Como contaba el falso pirata Roberts a su amada Buttercup en La Princesa Prometida: el nombre y la máscara, por sí solos, producen pavor en la gente, y eso ahorra mucho trabajo.

Cuando uno oye hablar de los hombres de negro, se imagina a unos fríos funcionarios, omniscientes e implacables, capaces de sacar a la luz todas nuestras vergüenzas económicas y hacernos pagar por cada una de ellas. Sin embargo, sentado en la terraza de una cafetería cercana al Congreso de los Diputados, las opiniones del experto economista de un organismo internacional parecían lo que eran: opiniones. Unas, sólidamente fundadas en datos rigurosos y contrastados; otras, precariamente sostenidas en prejuicios sin ninguna base. Todas, por cierto, con origen en nuestro propio país. No vaya a creer nadie que en Washington o en Bruselas tienen mejor información estadística sobre la economía española que en Madrid, o que sus periódicos dedican más recursos a investigar e informar sobre la realidad de nuestro país que nuestros periódicos.

La principal diferencia entre el experto del organismo internacional y los economistas nacionales, es que el experto internacional ve países en lugar de gobiernos. Las fortalezas y las debilidades verdaderamente relevantes de nuestra economía, sobre las que se forman su juicio quienes toman decisiones desde la esfera internacional, son muy distintas de si hoy está Montoro y ayer Salgado. Lo que usan los hombres de negro de los organismos internacionales, y los hombres de gris de los fondos de inversión, para tomar sus decisiones sobre el destino de su dinero y de nuestras vidas, son ese tipo de cosas que definen el carácter de un país. Cosas como la calidad de nuestro sistema educativo, la modernidad de nuestras infraestructuras, la racionalidad de nuestra administración, la fiabilidad de nuestras estadísticas. Cosas que hemos ido acumulando los españoles con nuestro trabajo, a lo largo de varias décadas y con el liderazgo de distintos gobiernos.

Mientras desayunaba con aquel hombre, una luminosa mañana de junio en una preciosa plaza madrileña, me di cuenta de que toda esa gente que ahora resulta tan decisiva para nosotros, son como ajedrecistas que se pasan la vida viajando por el planeta jugando una serie de partidas simultáneas en los tableros nacionales de la economía mundial. Tienen que tomar decisiones rápidas con la información que poseen. Y esa información la sacan muchas veces de esos titulares catastrofistas sobre el estado de nuestra educación, sobre la corrupción en nuestras administraciones, sobre la estulticia de nuestros dirigentes, sobre la pereza de nuestros trabajadores, dichos y escritos para derribar al gobierno del partido contrario, pero que en este mundo globalizado terminan sirviendo para derribar al país de todos.

Publicado en SUR y El Correo el 24 de junio de 2012

One Comment
  1. jose maria martinez cava permalink
    24 junio, 2012 18:02

    Pues claro, es lo que hay.Además esos dicen lo que interesa a quienes les pagan. Al igual que ese catastrofismo de nuestras instituciones, dirigentes, educación, etc. quienes lo propagan les interesa. Lo utilizaron para derribar a un gobierno y lo utilizan ahora para SALVARNOS, que gracia.Me tomo la libertad de afirmar que los economistas lo que saben hacer y alguinos bastante bien son estudios y estadisticas a toro pasado, pero de prevenir, no sé si no saben o a lo mejor es que no les dejan . En otro momento hablaremos del despegue de los ciudadanos hacia la clase política. Está provocado por que ahora interesa, pero tampoco los políticos hacen mucho para corregir esta tendencia.Sin ir más lejos, ayer cuando explicaba a personas muy cultas, incluso catedráticos, los salarios de los Diputados, se quedaron con la boca abierta,no se de donde ni quien les facilitó las cifras astronómicas que barajaban, un auténtico disparate.Porqué pasa esto, a quien le interesa este desconcierto, porqué se consiente.Un abrazo de una persona que cree en la exixtencia dde políticos honorables.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: