Skip to content

Patriotas ma non troppo

14 mayo, 2012

Hace unos días, el ministro de asuntos exteriores, al ser preguntado por las nacionalizaciones de empresas españolas en Latinoamérica, contestaba que el gobierno había hecho todo lo que podía hacer, y terminaba preguntándose retóricamente: «¿cuál hubiera sido una respuesta contundente contra Argentina? ¿Mandar al ejército?». La verdad es que yo entiendo muy bien la ironía del ministro. Entiendo bien que no enviemos nuestras tropas a Argentina, es más, me opondría con todas mis fuerzas si alguien pretendiera enviarlas.

«¿Mandar al ejército?», ¡qué ocurrencia! Parece un chiste. ¿Pero por qué lo menciona el ministro? ¿No será porque hay una parte de su electorado que fantasea con ese tipo de ideas? ¿No será porque hay una parte de la derecha que se sueña la verdadera depositaria de las esencia patrias? La que dice que es capaz de hacer respetar a España en el mundo entero. Claro que hay gente así, y el ministro lo sabe, hace un chiste, pero la verdad es que algo así fue lo que hizo Thatcher hace treinta años. A ella no le importó derramar la sangre de un buen número de jóvenes de su país, y por supuesto de argentinos, para recuperar un trozo de terreno en mitad del Atlántico. Una acción así me parecería un error, un crimen, algo completamente rechazable, pero nunca un chiste. Hay una parte del electorado de la derecha convencida de que quizá el gobierno argentino no hubiera hecho lo mismo con British Petroleum que lo que ha hecho con Repsol.

Esa parte del electorado, por amor a la patria, está dispuesta a sacrificar las becas, la educación, la sanidad, las pensiones, a desmantelar el Estado del Bienestar y entregárselo al capital privado. Y todo ello a cambio de que nos gobierne un partido capaz de dar una respuesta contundente cuando los supuestos y sagrados intereses nacionales están en cuestión. A cambio de que nos gobierne un partido que sienta que le estalla el pecho al ver la bandera y escuchar el himno. Y, sin embargo, en la práctica, el resultado de la gestión de la derecha es el mismo con Gibraltar que con Repsol, con la soberanía sobre la tierra que con los intereses económicos: un ministro razonable que te dice que una cosa es que a uno pueda inflamársele el corazón con el ondear de la bandera, y otra cosa muy distinta es que te maten al hijo en la serranía de Vaca Muerta en Argentina o en Gibraltar.

Creo que va siendo hora de que, desde la izquierda, empecemos a decirle a esos electores que votan a la derecha por un sentimiento patriótico, que el nacionalismo suele usar la bandera como un capote, que el amor a la patria se demuestra pagando los impuestos, en lugar de evadiendo los capitales. Deberíamos decirles que la patria es un lugar en el que se vive libre, en el que los ciudadanos tienen garantizada la educación, la sanidad y la solidaridad en la vejez o en el infortunio.

Publicado en El Correo y en SUR el 13 de mayo de 2012

2 comentarios
  1. jose maría martínez cava permalink
    15 mayo, 2012 18:02

    Pues porque Argentina está lejos, sino tendríamos otro perejil. En la extrema derecha, es normal decir esas cosas,que se escapan sin querer, es así porque lo llevan en los genes, al igual que la mentira y su creencia de que España es suya, es que se lo creen. De esta manera intentan desviar la atención. En vaya problema que nos habeis metido, por haber perdido 4 millones de votos, a ver como salimos de esta, sobre todo cuando.Soy optimista.

  2. esquek permalink
    17 mayo, 2012 1:11

    Fantástico!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: