Skip to content

Con lógica y sin razón

13 marzo, 2012

Cuentan que en la extinta Unión Soviética circulaba un chiste en el que un obrero le preguntaba a otro: «¿Tú crees que el comunismo es científico?», a lo que el otro le contestaba: «No, no creo; si fuera científico primero lo hubieran experimentado con ratas». Viendo cómo nos va en los últimos tiempos, tengo la impresión de que el capitalismo neoliberal sí lo han experimentado con ratas.

Por desgracia, la naturaleza de la política la hace un terreno más apto para la ideología (entendida, a la vieja manera marxista, como falsa conciencia) que para la ciencia. De tal manera que incluso cuando los científicos se dedican a la política, suelen convertir el oro de su conocimiento científico en plomo ideológico. Y eso independientemente de si son científicos de la naturaleza o de la sociedad. El mismo pediatra que con su conocimiento científico salva a nuestro hijo, es capaz de imponer el copago y llevarse por delante todo el sistema sanitario y la salud del país entero.

Cuando un científico tiene más respuestas que preguntas es que ya se ha convertido en un ideólogo. La ideología es como esa escayola con la que los arqueólogos rellenan los huecos de una cerámica. Lo que ocurre con la ideología es que con el mismo trozo de cerámica igual te hacen un ánfora que una palangana, porque la mayor parte lo pone uno con su imaginación. El trozo de cerámica que usa la ideología es la lógica de una idea, a partir de la cual se deduce el mundo de manera fluida y coherente. La ideología convierte, como decía Hannah Arendt, la coincidencia en consistencia. Y funciona porque se aprovecha de nuestra angustia, de nuestra necesidad de llenar el vacío de sentido que deja en nuestras vidas el azar de la existencia.

En la pasada legislatura se extendió una curiosa explicación ideológica a la situación de paro: los capitalistas no invertían porque había un gobierno de izquierdas, así que en cuanto salieran los socialistas del gobierno, los ricos invertirían su dinero y se acabaría el paro. El argumento tenía lógica, pero no tenía razón. En cuanto ha ganado la derecha lo hemos podido comprobar, su reforma trae más paro y más pobreza.

La pobreza es una materia sobre la que se han interesado dos ideologías contrapuestas. Ambas sostienen que la pobreza espabila a la gente, en un caso para trabajar, en el otro para hacer la revolución. Para ambas ideologías el estado del bienestar ha sido un gran retraso, bien para el desarrollo económico capitalista, bien para el advenimiento del paraíso comunista. Para los unos, en la medida en que los trabajadores están protegidos, tienden a trabajar menos y a ser menos productivos. Para los otros, en la medida en que tienen un cierto nivel de bienestar, disminuyen sus ganas de hacer la revolución. La lógica de esas dos ideologías lleva a un experimento muy doloroso, que se ha vuelto a poner en marcha y que siempre termina en un fracaso. Ni los pobres, ni los parados, son un muelle; si los aplastas no desarrollan una fuerza igual pero en sentido contrario, sencillamente los aplastas. Aplastas su esperanza, su dignidad, su vida.

Hoy en día casi nadie se atreve a ir públicamente en contra del estado del bienestar, dirán que es caro, o que es insuficiente, pero ni en la izquierda ni en la derecha encontraremos un discurso explícito en contra del estado del bienestar. Sin embargo, la lógica irracional de sus ideologías se filtra en un sentimiento muy enconado, en una cierta derecha y en una incierta izquierda, contra los socialistas. El socialismo democrático, mil veces criticado por gradualista, por reformista, por pactista, siempre es visto por unos y por otros como el metepatas que impide la consumación de la lógica irracional de cada una de sus ideologías.

Desventurados los pobres en los tiempos en los que la pobreza es vista como una oportunidad en vez de cómo una desgracia.

Publicado en La Opinión de Málaga el 13 de marzo de 2012

3 comentarios
  1. jose permalink
    13 marzo, 2012 19:12

    Muy pertinente.

  2. Altair permalink
    13 marzo, 2012 19:19

    Leyendo a Rafael Simone casi me había convencido que la izquierda se ha quedado sin discurso y sin objetivos. Tras leer esta entrada del blog veo que aunque solo fuera por “la defensa del estado del bienestar” estaría justificada la existencia de la socialdemocracia. A la vista del peligro que por los sibilinos ataques que está sufriendo, se hace más necesario que nunca tomar conciencia de que la acción política de los socialistas tiene un sentido más alla del simple inento de conseguir el poder. La mayor parte de la sociedad necesita que se mantengan las políticas sociales y hoy también las laborales, que han marcado el rumbo de la socialdemocracia en el siglo XX y que tras la crisis están en algo más que en entredicho, están en vias de extinción.

  3. jose maria martinez-cava permalink
    13 marzo, 2012 19:50

    Los que leemos tus comen tarios, sabemos primero que están bien escritos, segundo su contenido ideológico, sé por tu situación e interés político que de ahí no puedes pasar No obstante vista la situación actual, creo que la gente de a pié, como está cegada, por su “bienestar”, que no sabe hasta cuando le va a durar, tampoco está capacitada para enfrentarse a la realidad, pero creo que está llegando el momento de dar la vuelta al sistema y como sea, pues si vamos a perder lo que se ha conseguido durante más de 50 años,A perdámoslo pronto, cuanto antes se empiece antes volveremos a la situación actual. Nunca he comprendido como las personas que están sin trabajo,aguantan dicha situación, jamás han propiciado un movimiento reivindicativo. es m uy triste. Hace mas de un año propuse una marcha de izquierfdas sobre Bruselas, pidiendo un cambio de formas, cada dia es mas tarde. No despertaremos. A lo mejor hay que esperar que Francia cambie, seguro que nos arrastrará a todos. Ah el capital en España no ensaya con ratas, los empresarios van directamente al personal, para que gastar dinero en in vestigación, eso nunca.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: