Skip to content

Ulises y Don Quijote en el I.E.S. Torre Almenara

6 diciembre, 2011

El I.E.S. Torre Almenara está en la Cala de Mijas, y alrededor de la mitad de sus estudiantes son de nacionalidades diferentes a la española. El viernes, Mario Galdeano, su director me recogió amablemente en su coche en la Cruz de Humilladero y me llevó a dar una charla a los del último curso de secundaria sobre la Constitución. Así que, como en un rito anual desde que soy diputado, me volví a ver con un grupo de adolescentes, que ya empiezan a dejar de serlo, para hablar de la ley más importante de nuestro país.

Estos días andamos más ocupados que de costumbre, así que busqué el guión de mi intervención del año pasado. Y lo primero que encontré fue una famosa cita del Quijote en la que el Caballero de la Triste Figura sostiene que la libertad es el único valor por el que merece la pena arriesgar la vida, y también que la libertad es el primero de los cuatro valores superiores de la Constitución de 1978, seguido de la justicia, la igualdad y el pluralismo político. Son cosas que no cambian de un año para otro, pensé.

Un solo valor, el de la libertad, bastó para ocupar toda la charla sobre la Constitución. Libertad definida a la manera de los modernos, como libertad negativa. Libertad no para hacer lo que me dé la gana, sino para que nadie pueda hacer conmigo lo que le dé la gana. Libertad no para someter a nadie a mi capricho, sino para que nadie pueda someterme a su capricho. Libre es el que no tiene amo y no es amo de nadie; porque solo entre libres se puede ser verdaderamente libre.

Me sorprendieron, una vez más, las miradas atentas de aquellos chicos y chicas, mientras les hablaba del nombre de las murallas en griego arcaico, de la ley como muralla protectora de la libertad de la comunidad de los iguales; me sorprendió su atento silencio cuando les hablaba del astuto Ulises, atándose al mástil para no ser atraído por los cantos de sirena; y de cómo los padres de la Constitución nos propusieron que nos atáramos al mástil para que unas cosas las pudiéramos cambiar más difícilmente que otras, para que las pasiones ante un crimen horrible no permitieran a una mayoría parlamentaria coyuntural aprobar la pena de muerte, para que nuestra pasión no acabe con nuestra libertad. Me atreví a ir un poco más allá, y les planteé el debate entre Jefferson y su amigo Madison sobre el tiempo que debe durar una Constitución, sobre las relaciones entre quienes estamos vivos y los que ya se fueron o todavía no han llegado. Y hasta allí me siguieron aquellos chicos y chicas de medio mundo que viven y estudian en la Cala de Mijas.

Pero lo más sorprendente fueron sus preguntas, tan frescas, tan limpias y directas. Hubo una en la que me acordé de Ulises: ¿cuál es la diferencia entre el PSOE y el PP? ¡Qué momento! Entonces recordé un buen consejo que me dio José Luis Rodríguez Zapatero cuando trabajaba con él en el gabinete de la Secretaría General del PSOE: «en política lo más difícil es contenerse». Así que les recordé que yo no podía hacer proselitismo de mi partido en aquel lugar, pues las diferencias que les explicara iban a estar influidas por mi propia militancia, y me até al mástil del respeto a la institución y a ellos, y aquellos chicos y chicas lo entendieron y lo agradecieron. Al final, pensé, hay más ciudadanos y ciudadanas de lo que algunos creen.

Al terminar la charla el equipo directivo del instituto me invitó a un café yconversamos un rato, y en la conversación me hablaron de las bondades de las pizarras electrónicas, así que pedí que me enseñaran una. Amablemente, una profesora de inglés me dejó asistir a su clase. Por cierto que, además de la pizarra electrónica, había mesas y sillas desde las que los estudiantes seguían sus explicaciones. Mientras veía aquello, me vino a la cabeza otra diferencia más entre el PSOE y el PP.

Publicado en La Opinión de Málaga el 6 de diciembre de 2011. Día de la Constitución.

One Comment
  1. jose maria martinez-cava permalink
    6 diciembre, 2011 19:06

    Si la Constitución es una Ley, es muy grave, porque no se cumple y si una ley no se cumple, para que sirve Estuviste muy fino en contestar a la pregunta de la diferencia entre partidos, yo huibiera caído en la trampa, hubiera habido problemas.Te das cuenta porque es necesario hablar con los ciudadanos, esa pregunta no se hubiera producido y suma y sigue-

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: