Skip to content

El crédito de Málaga

16 noviembre, 2011

Gobernamos a crédito: los ciudadanos nos dan su confianza por anticipado cada cuatro años. No vivimos buenos tiempos para el crédito, ni en la economía, ni en la política; pero sin crédito, ni la economía ni la política pueden funcionar. Generalmente, antes de darnos un crédito, los bancos nos piden dos cosas: que les expliquemos en qué vamos a invertir el préstamo que nos hacen y cuáles son nuestros avales. También en política son necesarios los proyectos y los avales a la hora de conseguir la confianza de los ciudadanos.

Las elecciones del próximo domingo están marcadas por la crisis económica internacional y el desempleo de millones de personas en nuestro país. Como es lógico, todos los partidos queremos resolver el problema del paro; en ese aspecto no hay diferencias, pero sí las hay en cómo pretendemos hacerlo, porque la terapia que proponemos tiene que ver con el diagnóstico que hacemos cada uno.

Durante estos años ha habido quienes han culpado de la crisis al gobierno socialista y a su presidente, negando tanto el carácter internacional de la misma como las razones que originan el paro en nuestro país. La solución que proponen es tan simple como el diagnóstico que hacen: poner al señor Rajoy en la presidencia del gobierno para que obre el milagro. Sin embargo, algo falla en el diagnóstico, pues con el mismo presidente, con el mismo gobierno, con la misma política económica y las mismas leyes laborales, en España hay provincias que tienen una tasa de paro del 10% y otras superior al 30%. Ocurre que no es el presidente, sino la estructura económica de los distintos territorios, lo que determina que haya más o menos paro. Donde los empresarios invirtieron en la industria hay mucho menos paro que donde invirtieron en el ladrillo.

Por desgracia la terapia no es tan sencilla como cambiar de partido; y donde la han aplicado, como en Gran Bretaña o en Portugal, cambiar a los socialistas por la derecha no ha hecho mejorar la crisis. Las políticas de ajuste duro lejos de resolver la crisis económica provocan crisis sociales. En lugar de activar la economía, los recortes la deprimen aún más. La respuesta a la crisis pasa antes por situar a los socialistas alemanes y franceses al frente de sus países, que por quitar a los socialistas portugueses, griegos y españoles del gobierno de los suyos. Porque sólo con políticas internacionalistas y solidarias es imaginable una Europa capaz de crear las instituciones necesarias para gobernar el euro.

Del mismo modo, la solución al paro en nuestro país exige continuar con la reforma de nuestro sistema productivo, para que compitamos en la economía mundial por la calidad de nuestros productos en lugar de por la baratura de nuestros salarios. Es ese el camino que los socialistas hemos emprendido en nuestra provincia a lo largo de estos años de bonanza. Málaga ha pasado de ser la provincia número 34 en inversiones del Estado con el presidente Aznar a ser la 3 con el presidente Rodríguez Zapatero.

No hay más milagro que la inteligencia y el trabajo para transformar la vida de las personas y de los países. Más allá de la magnífica dotación de infraestructuras de transporte, la apuesta de los socialistas por convertir a Málaga en una potencia en Alta Velocidad Ferroviaria, con los Talleres de Los Prados, el Centro de Tecnología Ferroviaria del PTA y el Anillo de Experimentación Ferroviaria, cambiará el destino económico de nuestra provincia a medio plazo convirtiéndola en una potencia en diseño y producción de alta velocidad. A corto plazo, inversiones como las nuevas terminales del aeropuerto y de cruceros en el puerto, además del Museo de la Aduana servirán para modernizar nuestra mayor industria, que es el turismo, y lo harán más sostenible. Esas inversiones de los gobiernos socialistas son los avales del crédito de Málaga.

Entre tanto, y mientras amaina la crisis, sólo la solidaridad puede remediar las urgencias de quienes peor lo están pasando. Y también los socialistas podemos presentar los mejores avales en ese terreno, porque somos los socialistas los que hemos construido los pilares del Estado del Bienestar en España. Esa es la verdad y sólo la verdad merece crédito.

Publicado en La Opinión de Málaga el 16 de noviembre de 2011

One Comment
  1. jose maria martinez cava permalink
    17 noviembre, 2011 16:27

    La situación, se debe al cansancio de la crisis, por el tiempo, jaleado por el PP y sus amigos los medios interesados. Y como la mayoría no sabe leer, estamos donde estamos.Tambien como nuestro país aunque nos pese, vamos unos años por detrás de Europa y si en Euroa manda la derecha, ahora nos toca a nosotros sufrir sus ventajas, lo que pasa que la derecha española, no es tal, es extrema pura y dura. Si se cumplen las tendencias, aseguro que el gobierno del PP n o aguanta ni dos años, pedirán un gobierno de consenso. Espero un cambio. Quien hace la trampa, los residentes en extranjero no han podido votar, por no haber recibido los documentos, hay de 40.000 españoles que no pueden votar-

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: