Skip to content

De lo que no se debe hablar

25 octubre, 2011

JOSÉ ANDRÉS TORRES MORA
Dice el portavoz del PP, Esteban González Pons, que no hay que hablar de ETA, no sea que si hablamos de ETA le hagamos la campaña a Bildu. Claro que cuando González Pons dice que no hablemos de ETA, él está hablando de ETA. Lo que pasa es que cuando González Pons habla de ETA, él no le hace la campaña a Bildu. Por eso González Pons puede hablar de ETA y los demás no. Porque González Pons sabe cómo hablar de ETA sin beneficiar a Bildu. Estas cosas son muy delicadas y conviene dejarlas en manos de los especialistas.

Y es que la vida está llena de daños colaterales. Por ejemplo, nos pasamos la vida diciendo: «no era mi intención». Detrás de expresiones tan bien acuñadas por la lengua, hay una vieja sabiduría. Y es que los seres humanos sabemos que las más de las veces hay grandes diferencias entre las intenciones que motivan nuestras acciones y los resultados de las mismas, porque la vida es incalculable.
ETA nunca comprendió estas cosas. Siempre creyó en una física social en la que a cada acción correspondía una reacción, y sólo esa reacción. Así que en los albores de nuestra democracia puso en práctica una estrategia de acción reacción acción. La primera acción consistía en matar a policías, guardias civiles y militares. Esa acción debía producir una reacción de los compañeros de los asesinados, consistente en un golpe de Estado que acabara con la democracia. Por último, después del golpe de Estado, el pueblo debería alzarse contra la dictadura y establecer un sistema político que les diera el poder a los terroristas, convertidos en libertadores. La lógica social era para ellos tan simple como un juego de construcción infantil, sólo que siniestra, muy siniestra. No funcionó, pero ellos siguieron matando.

También la respuesta de la extrema derecha tuvo sus consecuencias no pensadas y no queridas: los que les pedían a los militares que dieran un golpe de Estado cada vez que había un funeral, no sabían que lo que de verdad alentaban eran más funerales. Por eso, cuando en cada funeral, los terroristas escuchaban gritos y amenazas contra los representantes de los ciudadanos, contra los gobernantes de la democracia, sentían que estaban más cerca, que quizá sólo necesitaban unos muertos más para conseguir sus objetivos.

Hoy sabemos que el atentado de la T4 tuvo también consecuencias que ETA no pudo calcular, no sólo las dos muertes que provocó la explosión, sin duda el efecto más terrible e irreparable de aquello, sino también consecuencias para la misma ETA, pues aquel atentado les enajenó los apoyos de la llamada izquierda abertzale. Aquel día ya no quedó nadie fuera de ellos mismos que no pensara que eran sólo unos miserables asesinos, y nada más. Ahora, después de unos años, es posible además que poco a poco, algunos de ellos vayan despertándose y comprendiendo que uno es lo que hace, y que ellos se han convertido en algo horrible porque hicieron algo horrible.

González Pons sabe bien estas cosas. Por eso su partido sí habla de ETA. Seguro que él y el resto de los dirigentes del PP sabían qué estaban haciendo al hablar tanto de ETA, precisamente cuando ETA estaba más debilitada. Si habrá que tener cuidado con hablar de ETA, ya lo creo. Por eso José Luis Rodríguez Zapatero, nada más ser elegido secretario general del PSOE, propuso el pacto antiterrorista. Y por no hablar de ETA durante los cuatro años que dirigió la oposición Rodríguez Zapatero no le hizo ni una sola pregunta parlamentaria al presidente Aznar sobre ETA. Quizá por eso, porque Zapatero tuvo claro que el terrorismo siempre necesita de otros para alcanzar sus objetivos, él nunca se prestó a su juego y fue duro, y resistió el dolor y los insultos. Yo me alegro de que el mismo hombre que comenzó su mandato sacando a las tropas de Iraq lo termine sacando a ETA de nuestras vidas.

Sabremos todos lo que quiere decir González Pons. Ni que fuéramos idiotas.

Publicado en La opinión de Málaga el 25 de octubre de 2011

3 comentarios
  1. jose maria martinez-cava permalink
    25 octubre, 2011 9:45

    Tu sabes mejor que yo, que lo de Pons,además de llamarnos idiotas a los españoles, está haciendo el juego sucio a su jefe de filas Rajoy 1º el endeble. Este individuo, Pons, sabemos de su catadura, algunos, pero a otros muchos les sirve de alimento espiritual junto a esos medios de color amarillo, emisoras, prensa, etc. Esta tropa, todos ellos, jamás podrán tener la elegancia del Sr. Rodrígez Zapatero, cuando dice que la situación actual de Eta, se debe también al trabajo de Gobiern os anteriores.Ellos, n o dan más de si, lo triste es, que un 30% de españoles tampoco, pues son incapaces de pensar y saber lo que leen si es que lo hacen, cosa que dudo.

  2. 25 octubre, 2011 10:45

    Y yo compañero, yo me alegro tanto por Zapatero, me alegro tanto por todos nosotros, me alegro tanto por nuestros hijos, me alegro tanto…

    • ladori54 permalink
      30 octubre, 2011 21:50

      por fin leo algo coherentel

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: