Skip to content

Hable con ellos

18 marzo, 2011

Un buen amigo, experto en Sociología de la Ciencia, quiso estudiar cómo los periodistas informan sobre unos conocimientos tan sumamente técnicos como los que producen los físicos, en este caso los meteorólogos. El problema para su investigación era que él es sociólogo y, por tanto, no es un experto en comunicación ni en Física. Así que abandonó el tema, lo que es un signo de coherencia y honestidad, pero nos hemos quedado sin saber, siquiera de manera aproximada, qué tal nos cuentan los periodistas las noticias meteorológicas.

Quizá mi amigo, que ahora es un brillante catedrático, sí podría estudiar cómo cuentan los periodistas las encuestas y, junto a los periodistas, cómo las cuentan los legos en general. Recomendar prudencia a quienes leen las encuestas sin una formación específica para ello no es insultar su inteligencia, sino respetarla. De hecho, las personas con formación y experiencia en la lectura de encuestas suelen ser bastante reacias a usarlas como posos de café, es decir, como instrumentos de predicción o adivinación. Sobre todo porque la experiencia nos debe hacer bastante humildes.

Por ejemplo, en las elecciones generales de 1996 todos los sondeos predecían una victoria para el PP que rondaba los diez puntos de ventaja, y el resultado fue que el PP ganó por un punto. Un error de predicción de ese tenor puede tener consecuencias que van más allá de dejar bastante maltrecho el prestigio de las casas de encuestas. Un error así puede influir en el resultado electoral actuando, por ejemplo, como profecía que se cumple por el simple hecho de formularla. Elisabeth Noelle-Neumann, en su clásico La espiral del silencio, cuenta cómo hay personas que en los procesos electorales suelen acudir en socorro del ganador en cuanto ven claro por quién se decanta la mayoría. Si las encuestas pueden provocar cambios en los comportamientos, parece prudente andarnos con cuidado de no sucumbir ante ellas, y por culpa de ellas, antes de la verdadera batalla electoral.

Se puede defender, sin ofender a nadie, que las encuestas están contribuyendo en este momento al funcionamiento de la espiral del silencio en perjuicio de las posiciones de izquierda. Se trata obviamente de un fenómeno involuntario por parte de los investigadores sociales: un sondeo da lo que contesta la gente. La perspectiva de que el Partido Socialista sufra una derrota electoral se suma a una intensa y muy agresiva campaña política y mediática de la derecha para intimidar y desanimar a una parte del electorado de la izquierda. No es una estrategia nueva, sino que es bastante conocida por todos y hasta reconocida por los propios líderes de la derecha.

Es posible que esta situación de intimidación del electorado esté detrás de un fenómeno que ha producido cierta controversia parlamentaria en fechas recientes. El caso es que en el último año el recuerdo de voto al PSOE es sistemáticamente mayor en los barómetros políticos del CIS que en los no políticos; cuando son políticos (con preguntas por la intención de voto y la valoración de líderes), el porcentaje de entrevistados que recuerdan haber votado socialista es del 43% como media, frente al 38% cuando no son políticos.

Esta diferencia preocupa a los representantes de la derecha, pues piensan que podría estar introduciendo un sesgo a favor del PSOE precisamente en los barómetros que tienen intención de voto. Esto vendría a suponer que, en los meses que hay preguntas sobre el voto, los encuestadores irían más a barrios de izquierdas. Algo así sólo se puede pensar si no se conoce la profesionalidad de los trabajadores del CIS; pero es que, además, basta comparar la media en la escala de autoubicación ideológica de ambos tipos de barómetros para constatar que en los dos casos es del 4,8, es decir, que no hay sesgo ideológico en la selección de la muestra.

Hay otras razones, además del barrio en el que se hacen las encuestas, para que varíe el recuerdo de voto. Entre julio de 2000 y julio de 2003, creció el recuerdo de voto al PSOE en un 7%. Como la memoria no suele mejorar con el tiempo, es probable que el olvido de julio de 2000 tuviera algo que ver con que a cierto porcentaje de personas les costaba reconocer ante quien les hacía la entrevista que habían votado al perdedor. En tanto que en 2003, con unas perspectivas notablemente mejores para el PSOE en 2004, era más fácil para cierto tipo de entrevistados reconocer que habían votado al PSOE tres años antes.

Una explicación, más plausible que una conspiración de todos los encuestadores del CIS, sería que cuando a los votantes socialistas se les habla de política, como ocurre en los barómetros políticos, y por tanto se les pide que evalúen la acción del Gobierno, de la oposición y de los líderes políticos, les resulta más fácil expresar sus posiciones políticas que hacerlo ante una pregunta aislada. Si miráramos estos datos como un experimento social, cabría pensar que, entre otras acciones, si el PSOE quiere recuperar a todos sus votantes, sus dirigentes y militantes deberán atravesar la marea de críticas y hasta de insultos, ignorar los malos augurios, y hablar con ellos de política. De toda.

Publicado en Público el 18 de marzo de 2011

3 comentarios
  1. ana permalink
    18 marzo, 2011 16:31

    Y yo me pregunto: ¿para qué nos sirven las encuestas a los militantes socialistas que estamos en la calle, visitando puerta a puerta a cada vecino? Si nos dan por ganadores o por perdedores el trabajo debería ser el mismo: yo explico mis ideas, mis proyectos para cada pueblo, ciudad o autonomía. Me ilusiono o desilusiono con las respuestas de mis vecinos, tengo que explicarme mejor si les encuentro apáticos, si critican a Zapatero, si me miran distantes o me dicen que siempre votan al Psoe. Mi encuesta es saber lo que dice mi entorno, en el que hay de todas las ideologías, es su crítica o su alabanza lo que me lleva a explicarme mejor.No sé si mi modelo es válido, pero cada día paso más de encuestas, editoriales o tertulias políticas. Sólo sirven para reemplazar el trabajo en la calle que no debe abandonarse nunca.

  2. Arturo permalink
    19 marzo, 2011 12:54

    Me quedo y destaco tu párrafo cuando dices”si el PSOE quiere recuperar a todos sus votantes,sus
    dirigentes y mitantes deberán atravesar la marea de críticas y hasta de insultos,ignorar los ma-
    los augurios, y hablar con ellos de politíca.De toda.

    Pienso y creo honestamente que sus votantes,dirigentes y militantes.Todos a una deberíamos de
    explicar al ciudadano.–El por qué de tanto desempleo y las causas que lo han originado?.
    Ni la culpa es de Aznar ni del Sr. Prsidente Zapatero, ni de otros.
    Hay que buscarlas en nosotros mismos que nos fuimos a lo fácil, y así hemos y estámos pagando
    las consecuencias.

    El PP no debería de ir a las elecciones contándoles mentiras a los ciudadanos,si no que todo lo con-
    trario. Al ciudadano hay que decirle la verdad y no confundirlo.

    “Las mentalidades de los pueblos” son productos de muchos años de intercambios de ideas,
    conductas y pensamientos de los ciudadanos.
    Y todo esto comienza en el hogar,cuando el crío le dice a los padres!gracias por el desayuno!.
    Esta frase es una señal de valorar las cosas y lleva una gran carga moral, así como de compromi-
    so y reconocimiento.

    Tratar de comprar actitudes, que son difíciles de cambiar espontaneamente, así como el “hablar de milagro”ya sea alemán,sueco,holandés etc.”es hacer de loro y repetir una y otra vez la misma
    canción.

    El milagro, y los milagros son productos de trabajo,rectitud,ética,moral,compromiso,efectividad,
    en una palabra “visión de futuro”.Y todo esto se da en una sociedad con escala de valores compar-
    tidos entre sus ciudadanos.

    Hay sociedades en donde la tradición industrial está muy arraigada,así como el compromiso y se-
    riedad empresarial han existido durante muchos años.
    Empresarios formados a traves de generaciones anteriores.Experiencia de buen hacer y responsa bilidad que hace ya mucho tiempo fueron incrustadas en sus génes.

    Tenémos ciudadanos en la Europa Industrial en donde las frases más usadas a diario son: hablar
    del tiempo que hace y del trabajo.
    Desde lunes a sábados sólo hablaremos de tales asuntos y durante el domingo saldremos a pasear
    pausadamente con la familia y si lo tenémos también con el perro.
    Y el lunes siguiente todos los ciudadanos comenzarémos de nuevo a hablar de lo que más estámos
    acostumbrados, el tiempo(gris,oscuro,nublado,lluvioso y claro), y el trabajo.

    El crear un tejido industrial fuerte nosllevará tiempo.El hacer un campo de golf, quizás una sema
    na, y si queremos quemar varios miles de euros ,lo hacemos en un momento.Sólo basta prender
    fuego,llenarnos de humo y mirar al cielo.

    El PSOE es la gran esperanza de nuestro país España.Es el partido con visión de futuro ,el que hace
    tiempo que cambió y tomó un nuevo rumbo en su politica, criticada muchas veces, sin sentido.
    El único que puede llegar a hacer de nuestro país,un país fuerte y lleno de esperanza.

    Sólo hay un camino, el que ya hemos tomado.Si quieres salir de él, no te olvides.Porque si, lo hicie ras !no me culpes!.Porque eres tú, quien por confusión o manipulación estarás prolongando el llanto y futuro de varias generaciones.

    Un cordial saludo.//

  3. jose maria martinez-cava permalink
    21 marzo, 2011 10:43

    Las encuestas en determinados momentos como e n el que estamos, son utilizadas por la oposición y la prensa afín, casi toda, para con seguir que los votantes tibios vayan en la direción que indican con todo descaro. Esto se iría al traste si los ciudadanos que no m ilitan en ninguna formación política, se vieran representados en algún partido político

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: