Skip to content

Quiero salir en Wikileaks

28 diciembre, 2010

Hoy es el día de los Santos Inocentes. Se conmemora la matanza de todos los niños menores de dos años que ordenó Herodes con objeto de acabar con la vida de Jesús. Se ve que Herodes, a su manera, era un populista. Los populistas suelen hacer «tabula rasa» ante cualquier decisión difícil. El populista es el que cuando aparece la noticia de que un político se ha corrompido, lo primero que hace es pedir que se acabe inmediatamente con todos los políticos. No con todos los políticos corruptos, sino con todos, y así no hay posibilidad de fallar. Siempre que el radio de acción de los populistas no exceda de lo políticamente correcto, es decir, siempre que se limiten a los pederastas y los políticos, la gente no suele reparar en ellos. Lo de Herodes claramente sobrepasaba esos límites, pero hay populistas que hacen contrabando en esas fronteras fiados del descuido de la gente, unas veces con los inmigrantes, otras con los que son diferentes en su manera de ser o de pensar, con las mujeres, con los homosexuales, o con los que hablan otra lengua. Lo importante es que ellos hacen juicios genéricos, que igualan a todos, aunque siempre sea en la pena capital.
Hace unos días leí un artículo en el que se afirmaba que los documentos de Wikileaks «revelan de forma exhaustiva, como seguramente no había sucedido jamás, hasta qué grado las clases políticas en las democracias avanzadas de Occidente han estado engañando a sus ciudadanos». Así, a bote pronto, resulta una acusación muy intensa y muy extensa. Una frase como esa, dicha de otro colectivo, probablemente hubiera encendido las alarmas de los lectores, e incluso del escritor de la misma, pero como se refería a los políticos pasó desapercibida.
En lo que no hay discusión es en que se trata de una filtración muy importante, que recuerda a otra que se produjo hace más de cuarenta años, la de los llamados Papeles del Pentágono, sobre la política de Estados Unidos en Vietnam, y sobre los cuales Hannah Arendt escribió un hermoso ensayo titulado La mentira en política. En ese texto Arendt decía: «Las mentiras resultan a veces mucho más plausibles, mucho más atractivas a la razón, que la realidad, dado que el que miente tiene la gran ventaja de conocer de antemano lo que su audiencia desea o espera oír. Ha preparado su relato para el consumo público con el cuidado de hacerlo verosímil mientras que la realidad tiene la desconcertante costumbre de enfrentarnos con lo inesperado, con aquello para lo que no estamos preparados».
Una vez me invitó a comer un miembro de la Embajada de Estados Unidos, fue una comida cortés en la que hablamos abiertamente de las cosas que nos separaban y de las que nos unían. Se lo conté a mi mujer y entonces no manifestó ninguna duda, pero ahora dice que no me cree, porque no ha salido en Wikileaks. Estoy confuso: ¿no merecía aquella comida un cable a Washington?, aunque fuera corto. ¿Tan aburrida fue, o es que la suspendimos? Ya hasta empiezo a dudar. Tenía razón Hannah Arendt, lo han preparado tan bien que estamos más dispuestos a creer un cable de embajada que a nuestros propios ojos.

Publicado en La Opinión de Málaga el 28 de diciembre

3 comentarios
  1. jose maria martinez-cava permalink
    29 diciembre, 2010 9:47

    Como has dicho lo que quería leer, estoy de acuerdo contigo. Bromas aparte tienes toda la razón, la “gente” solo quiere oir lo que desea, del resto no quieren saber nada y en eso la derecha propietaria de los medios son maestros, tienen copada todas las actividades civiles, por ello es dificil que la semilla germine. Feliz Año Nuevo.

  2. 2 enero, 2011 15:07

    Pues no sé que decirte….

    Este año que termina de nuevo se han endurecido las penas para esa lacra que son los conductores imprudentes, de nuevo se ha modificado el ordenamiento legal para combatir esa lacra que es el terrorismo, como todos los años se han tomado medidas contra la lacra de la violencia de género, una nueva legislación endurece las medidas contra esa lacra que el el tabaquismo y si no llega a haber alguna dificultad imprevista, hasta cerraríamos el año con una nueva regulación para perseguir esa lacra que son las descargas ilegales.

    Y todo ello parece bueno, ya vamos conduciendo como personas civilizadas, ETA parece que en algún momento abandonará la lucha armada, la violencia de género se resiste pero algún día cederá, fumamos menos y con las descargas ilegales estamos empezando, Si no basta con estas leyes, seguiremos modificandolas año a año hasta que sean eficaces y produzcan en el comportamiento de los ciudadanos los cambios deseados-

    Lo único que se echa en falta son leyes que obliguen a la administración de manera eficaz. Se siguen fraccionando contratos para eludir su fiscalización, leyes como la de dependencia se aplican según el ojo de cada presidente autonómico, de 179 ayuntamientos de todo signo 111 no han presentado las cuentas del 2008 en la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, y la corrupción campa por los terrenos de lo público. todo ello sin sin que mostremos la misma preocupación que nos producen los comportamientos de los ciudadanos,

    El juicio genérico que los ciudadanos hacen de los políticos está magníficamente sustentado. Los políticos pueden no ser todos iguales, pero a los políticos corruptos, negligentes o malintencionado les pasa exactamente lo mismo que a los honestos, absolutamente nada. La gente en su crítica no cuestiona tanto la honestidad de uno u otro político como la validez del sistema que han construido para sí. .

    Hace unas semanas te escuchaba decir que el Republicanismo es una forma de legislar, pero más parece que caminemos hacia el Despotismo Ilustrado. Si llegamos, ya nos dirán también.

  3. 4 enero, 2011 4:48

    “«revelan de forma exhaustiva, como seguramente no había sucedido jamás, hasta qué grado las clases políticas en las democracias avanzadas de Occidente han estado engañando a sus ciudadanos». Así, a bote pronto, resulta una acusación muy intensa y muy extensa. Una frase como esa, dicha de otro colectivo, probablemente hubiera encendido las alarmas de los lectores, e incluso del escritor de la misma, pero como se refería a los políticos pasó desapercibida.”

    ¿Quiere decir que lo que rebela no es para tanto?, ¿que es, tal vez, sólo la punta del iceberg?

    “En lo que no hay discusión es en que se trata de una filtración muy importante”
    Sí.

    “lo han preparado tan bien que estamos más dispuestos a creer un cable de embajada que a nuestros propios ojos”
    No creo que sea un problema generalizado.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: