Skip to content

Insostenible, pero sostenido.

23 diciembre, 2010

Hace poco leí unas declaraciones de Aznar en las que sostenía que el Estado del Bienestar resulta insostenible. La verdad es que una afirmación así resulta inquietante si uno se detiene a pensar en qué estará pensando Aznar cuando habla del Estado del Bienestar y que querrá decir cuando dice insostenible. Porque si la educación pública forma parte del Estado del Bienestar, entonces que un dirigente político diga que la educación pública es insostenible resulta más que preocupante. Si entre todos no podemos sostener la educación de los jóvenes, ¿cómo la van a sostener cada familia por su lado? Si la educación deja de ser un derecho y un deber cívicos y se convierte exclusivamente en una mercancía privada, ¿cuál será el futuro de nuestros jóvenes?, ¿qué sería de sus oportunidades vitales? Pero no sólo en sus vidas personales, sino de nuestro destino colectivo. Resulta paradójico que la misma derecha que acusa a las comunidades autónomas de romper la homogeneidad educativa del país, venga a fomentar la privatización de la educación, dividiéndola en una miríada de congregaciones, sectas y negocios. ¿Qué harían todos ellos? ¿Atenderían antes a la formación de los ciudadanos de un Estado o se preocuparían más bien de formar acólitos y clientes?

También la sanidad pública es Estado de Bienestar, y según Aznar tampoco sería sostenible. Y si no es sostenible, qué hacemos: ¿la dejamos caer?, ¿dejamos la decisión de quién vive y quién muere en manos de los mercados?, ¿nos vamos al mercado cada uno con nuestra enfermedad y nuestro dinero, y compramos salud al precio del día?, así podríamos escuchar decir a algún familiar o vecino: hoy están muy baratos los transplantes de hígado, así que he aprovechado para hacerme uno, aunque lo que tengo fastidiado es el riñón, pero es que el riñón está por las nubes. Dónde van a parar los conocimientos de un médico comparados con la omnisciencia del mercado, que todo lo calcula para bien de la colectividad, como estamos hartos de comprobar esta temporada.

Estado del Bienestar es la protección por desempleo, y también lo son las pensiones. Si entre todos no los podemos sostener ¿cómo los sostendríamos cada uno por nuestra cuenta? ¿Por qué sería más sostenible que yo me pague un plan privado de pensiones que me pague uno público? ¿Por qué habría de ser más sostenible un seguro privado de desempleo que uno público? ¿Es que me darían mejores prestaciones, más seguras, y por menos dinero? Llevamos más de tres décadas escuchando las críticas al Estado del Bienestar, pero los críticos todavía no nos han contado cuál es su alternativa.

Uno se pregunta ¿qué querrá decir Aznar cuando se va a Estados Unidos y dice que nuestro Estado del Bienestar es insostenible? La respuesta es de las que te dejan con la boca abierta: «El expresidente defiende que el modelo actual es «insostenible» porque «no puede ser que la gente quiera empezar a trabajar lo más tarde posible y jubilarse lo antes posible». Esa es la imagen que tiene Aznar de los españoles y la que va contando por Estados Unidos. De verdad, no nos lo merecemos.

Publicado en La Opinión de Málaga el 21 de Diciembre de 2010

3 comentarios
  1. jose maria martinez-cava permalink
    23 diciembre, 2010 19:37

    Querido Jose Andrés dicrepo totalmente contigo, si, nos lo han dicho en muchas ocasiones y a diario, primero dicen ser neoliberales, quieren la liberación de los mercados, y con sus prácticas donde gobiernan nos están gritando lo que son, lo que quieren y lo hacen con el mayor descaro, vease Madrid, la sanidad pública un desastre, la educación pública que te digo que no sepas. Saben lo que quieren, tienen los medios y comen el coco, la gente no se da cuenta y si se la da, no quiere saber nada, pasan. Cuantas veces he explicado a jubilados de pensiones m ínimas, que gracias alGobierno del Psoe ahora cobran 600E y en el año 2000 cobraban 375E , no quieren saber nada, votan PP porque Dª Esperanza les in vita a chocolate y un cocido todos los años.El PP tiene copada toda la sociedad civil, no se como vamos a cambiar.Espero en cualquier momento que nuestro Presidente dé un GOLPE DE TIMON, espectacular que deje a Europa con la boca abierta, lo tiene fácil.

  2. Javier permalink
    24 diciembre, 2010 22:49

    Se oye a veces que la derecha gestiona mejor. Puede ser, no lo sé. Pero lo que me evoca este post es que una discusión tecnocrática nos empobrece. Debemos recuperar la política sustentada por la idea, no por la técnica. Sólo desde la idea puede mantenerse el valor de la igualdad de oportunidades y eso supone sostener, aunque digan que es insostenible, nuestro sistema público. Los argumentos de este “post” son de peso. Parece que el Estado del Bienestar es muy importante en sanidad pero, desde mi punto de vista, lo es aun mucho más en educación. Es desde la educación, con profesores libres, que el hombre puede construirse a sí mismo en libertad y con ella asumir su propia responsabilidad. Si se establecen diferencias educativas con elitismos de acceso al conocimiento, un conocimiento que será triste y técnico, es posible que los indicadores económicos globales mejoren, pero todos nos habremos empobrecido humanamente. La igualdad de oportunidades, sin paridades artificiosas, sin tonterías políticamente correctas, es esencial. Eduquemos a nuestros hijos en el amor por su país. Evitemos su enajenación por el botellón y drogas y su admiración por los tristes ejemplos televisivos.
    Casi sería aplicable en estos momentos el mandato evangélico de buscar el Reino de Dios y su justicia que lo demás vendrá por añadidura. Centrémonos en el pensamiento, en debatir lo que importa; si sabemos lo que queremos como personas, como españoles, ya se irá solucionando por añadidura esta maldita crisis.
    Urge en estos momentos optar por posturas claras, de defensa del valor del ser humano y de sus derechos básicos. Nuestra patria puede ser un gran país si apuesta por la cultura, en el sentido más clásico, de formación humana, no como mero adorno social elitista.
    O la izquierda recupera plenamente lo que le es propio ideológicamente o pasará a ser una reliquia del siglo pasado.
    Iñaki Gabilondo se va. Jorge Javier Vázquez se queda. Es un mero ejemplo, pero significativo de lo que está ocurriendo. ¿Es eso lo que queremos? Ocurre que se ha deificado la estadística, sea de mercados, de audiencias o de votos. Una estadística que anula al sujeto. No podemos seguir así.
    Tenemos una Historia milenaria. ¿Tenemos que aprender de los EEUU y ya no digamos de las patéticas declaraciones del americanizado Aznar?
    Ánimo con este blog.

  3. Perceero permalink
    26 diciembre, 2010 1:36

    “Si entre todos no podemos sostener la educación de los jóvenes,”

    Habrá que ensayar cada uno por su lado, evidentemente.

    Si los alimentos son una mercancía y nos va muy bien ¿para qué queremos otra cosa en educación?

    Por una educación que sea una mercancía en la que podamos elegir lo que más nos conviene y no lo que nos impongan desde el estado.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: