Skip to content

El desaliento no es un buen negocio

14 diciembre, 2010

Para demostrar la grandeza de Pericles como orador, Plutarco cuenta una historia divertida. Al parecer Arquidamo, el rey lacedemonio, le preguntó al rival del Pericles, Tucídides (el político), quién de los dos ganaría en un combate cuerpo a cuerpo. Tucídides contestó: «ganaría yo, pero luego Pericles se levantaría del suelo y convencería a todo el mundo de que había vencido él».

Veinticinco siglos después de Pericles, no es la brillantez retórica de nuestros adversarios, sino su potencia mediática, la que establece las interpretaciones, introduce las dudas y hasta cambia los hechos. Todavía hay personas que están convencidas de que el Gobierno dio dinero a los bancos, da igual que se explique por activa y por pasiva que en nuestro país eso no ha ocurrido, personas con buen nivel de formación e información lo divulgan sin cesar, absolutamente convencidas de su verdad.

Estos días empiezo a sentir cierta inquietud respecto al asunto de la huelga de controladores de la semana pasada. El viernes por la noche todo el mundo era consciente de que los controladores habían organizado una huelga que estaba haciendo un enorme daño a las personas y a la economía, el sábado todo el mundo respiró aliviado por la rapidez con la que el Gobierno había resuelto la crisis y había restablecido la normalidad en el tráfico aéreo. Una semana más tarde comienza a intuirse la construcción de una explicación alternativa, en la que los culpables intentan presentarse como víctimas, y se nos quiere hacer creer que los que resolvieron el problema en realidad fueron sus autores.

Lo malo de olvidar los hechos es que no podemos sacar lecciones de los mismos, y no deberíamos perdernos el significado para nuestra convivencia de lo sucedido el viernes tres de diciembre. Lo que ocurrió el viernes, tuvo lugar en un país, el nuestro, que lucha contra la peor crisis económica que podemos recordar. Esta crisis, como todas las pruebas con las que se encuentra una sociedad, tiene sus víctimas y sus héroes. Son víctimas quienes pierden injustamente sus empresas y sus empleos; son héroes quienes son generosos en la solidaridad, y quienes se esfuerzan por construir las bases de un nuevo periodo de crecimiento más sostenible. Son héroes de la crisis las personas mayores que han aceptado generosamente que se congelaran sus pensiones para que pudiéramos subir otras pensiones más bajas; lo son también los empleados públicos, los enseñantes, los sanitarios, los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado, que han aceptado que se redujeran sus salarios para poder ayudar a quienes se han quedado sin nada.

Quienes abandonaron sus puestos de trabajo la tarde del viernes no eran víctimas de la crisis. Lo que hemos visto no ha sido la reacción en caliente de un colectivo humano desesperado que teme perder lo último que tiene; sino la reacción fría de quienes creen que de un momento de dificultad general pueden sacar un provecho particular. Se equivocaron, como se equivocarán quienes apuesten por el desaliento. No harán negocio en España, ni económico, ni político.

Publicado en La Opinión de Málaga el 14 de diciembre de 2010

5 comentarios
  1. 14 diciembre, 2010 14:17

    Cierto nes pero lo es tambien que no es buen negocio “desalentar a los tuyos” un saludo. por los tiempos del san juan.

  2. Civilizado permalink
    14 diciembre, 2010 15:16

    Más que acertada esta reflexión que nos regala Torres Mora, a quien no tengo el gusto de conocer, pero del que pienso seguir sus entradas en este blog desde este mismo momento.
    Un cordial saludo desde Jerez de la Frontera, compañero.

  3. Manuel permalink
    14 diciembre, 2010 17:18

    Santander critica las restricciones a los bonus de la banca en Londres
    Publicado el 09-11-09 , por Roberto Casado. Londres

    La hundida banca irlandesa todavía paga bonus Una sentencia obliga a abonar 40 millones en primas al Allied Irish Banks. Dublín promete que el 90% se recuperará por vía fiscal

    El Banco de España pide a la banca que no presuma de beneficios en plena crisis. Recomienda a las entidades que presenten los resultados de forma realista
    Reitera especialmente a las cajas que declaren menos ganancias

    La banca sigue ganando más. Pese a la crisis, sus beneficios alcanzaron los 22.400 millones en los nueve primeros meses de 2008, con un crecimiento del 3% Un salvavidas para la banca, por Juan Francisco Martín SecoVIRGINIA ZAFRA MADRID 13/10/2008 08:00 Actualizado: 13/10/2008 13:56

    Sr. Torres Mora, el asunto de los controladores no necesita mayor explicación, pero lo de la banca… o es que somos todos muy torpes, o los torpes, con perdón, son ustedes.
    ¿Qué es eso de que el Banco de España pide a la Banca que no presuma de beneficios en plena crisis? ¿Qué esconden… no son lícitos esos beneficios? ¿Es justo que quien ha perdido su casa por no poder pagarla tenga además que seguir pagando su crédito? ¡Me lo explique! que diría el maestro Forges.

  4. José María Martínez-Cava permalink
    15 diciembre, 2010 21:42

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, los medios de comunicación son de quien son y por ello es dificil que el Gobierno pueda explicar bien que no ha DADO dinero a los bancos. Respecto a la casta de los controladores, es complicado hacerles perder sus privilegios,pero han transcurrido 6 años, reconozco que tratar con estas mafias tiene malas soluciones, espero que a partir de ahora este tema avance deprisa. Respecto al desánimo, no es fácil abstraerse del tsumani de derechas que en Europa se nos viene encima, bueno en los EEUU a Obama tampoco le facilitan las cosas.

  5. Javier permalink
    18 diciembre, 2010 21:28

    Sólo una matización.
    ¿Héroes? ¿Quiénes? ¿Es que las personas mayores han aceptado algo? ¿sólo por omisión, por no haber inducido a la revolución, puede llamárseles héroes?
    La asfixia del capitalismo conduce en estos tiempos a heroicidades silenciosas, las de los que tienen que sacar a su familia adelante tratando de mantener la propia dignidad personal, las de quienes hacen lo posible por ayudar a otros, las de quienes educan a sus hijos en la virtud y en la nobleza a pesar del gran pecado generalizado de la ambición y la mentira.
    Agencias evaluadoras, movimientos bursátiles, bancos que ganan menos de lo que debían ganar, especuladores que en otros tiempos serían fusilados, nos están llevando al desastre, pero no sería demasiado serio, aunque trágico, si sólo fuera al desastre económico. Nos están conduciendo a la más brutal enajenación humana.
    Sin embargo, es posible aun que desde la Política, desde lo que le es noble, puedan retomarse las riendas de la libertad.
    Por eso, a pesar de esta modesta matización, sigo creyendo que este blog y su autor son necesarios en nuestra tierra.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: